Inicio » Europa » Croacia » El capricho del Emperador

El capricho del Emperador

Cansado ya de tanto batallar, el Emperador Diocleciano decidió edificar un lugar de retiro para pasar sus últimos años. El sitio elegido para ello estaba situado en la costa dálmata, no lejos de su lugar de nacimiento a mediados del siglo III de nuestra era. Los trabajos de construcción fueron desarrollándose con premura y una vez que la obra estaba finalizada, Diocleciano, sintiéndose ya viejo y enfermo, abdicó en el año 305, siendo el primer Emperador Romano en hacerlo voluntariamente. El lustro que aproximadamente le quedaba de vida lo pasó recluido en aquel enorme y espectacular palacio que había mandado levantar a orillas del Adriático, allí donde con el paso del tiempo fue tomando forma la actual ciudad croata de Split.

Aunque es posible que Split fuera fundada por los griegos, era poco más que una aldea en la época en que Diocleciano puso sus ojos en ella. El capricho del Emperador transformó su fisonomía por completo, pues el edificio debía ser impactante para la época con sus doscientos metros de largo y una veintena de altura. La fachada donde se hallaban los aposentos del Emperador estaba situada muy cerca del mar, con el fin de que Diocleciano pudiera disfrutar del ocaso a la caída de la tarde. Y no debía ser éste un personaje solitario, porque se calcula que en el palacio habitaban unas diez mil personas entre sirvientes, encargados de su guardia personal o dedicados al mantenimiento del complejo. Split fue desde entonces extendiéndose alrededor de su edificación principal, que se convirtió en el centro neurálgico de la ciudad.

En el devenir de los siglos el Palacio de Diocleciano ha sufrido diversas vicisitudes, incluyendo periodos en los que ha estado deshabitado por completo. Ha llegado hasta nuestros días en un fantástico estado de conservación, pues buena parte de su estructura original aún se mantiene en pie, siendo el único edificio romano de su estilo que ha resistido bien el paso del tiempo. Constituye todo un orgullo para los ciudadanos de Split, agradable ciudad costera que ofrece además algún edificio religioso de interés. Entre ellos se encuentra el templo dedicado a San Martín, que con menos de dos metros de ancho y apenas diez de largo es considerado por los locales la iglesia más pequeña del mundo.

Merece la pena también dar una vuelta por la plaza oficialmente llamada Narodni trg, aunque los locales se refieren a ella simplemente como pjaca. Fue concebida en el siglo XIV como un punto de encuentro capaz de reemplazar al peristilo, que es como aún se conoce el salón de acceso al palacio, y todavía ejerce este papel en la actualidad. Destacan asimismo diversas obras del famoso escultor Ivan Mestrovic, una de cuyas estatuas está situada junto a la Porta Aurea. Era ésta la principal puerta de entrada al palacio, y por ella actualmente se accede a una serie de galerías subterráneas en las que pueden visitarse diversas salas abovedadas que se conservan en muy buenas condiciones

Cuando Diocleciano empezó a sentir que su hora estaba cerca, se hizo construir un mausoleo adosado al palacio para que le sirviera de lugar de reposo eterno. Algunos siglos más tarde el lugar fue reconvertido por los cristianos para ser utilizado como templo, y de esta manera ha llegado a nuestros días. El antiguo panteón, hoy catedral de San Duje, presenta un curioso aspecto con su forma octogonal, que demuestra sin lugar a dudas su propósito original. Posteriormente le fue adosado un campanario que se ha convertido en otra imagen característica de Split. Aunque los restos del Emperador hace tiempo que ya no se encuentran allí, aún puede verse alguna imagen suya en la iglesia. Hecho sorprendente éste, pues no hay que olvidar que Diocleciano fue uno de los dirigentes romanos que más arduamente persiguieron a la cristiandad. Quizás tan solo sea un signo de reconocimiento de los habitantes de Split a quien tanto hizo por su ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s