Inicio » Europa » La tumba del diablo

La tumba del diablo

Backu 015

Snagov es el nombre con el que es conocido un municipio de Rumanía que se encuentra al sur del país, a unos cuarenta kilómetros de su capital, Bucarest. Sirve también esa apelación para denominar a un lago situado en las proximidades. Presume esta zona de un entorno atractivo, que ha llevado a bastantes bucurestianos adinerados a establecer allí su segunda residencia. Destaca también su biodiversidad, puesta bajo protección en algunas áreas desde hace décadas. Y las tranquilas aguas del lago son perfectas para la práctica de deportes acuáticos, especialmente el remo y el piragüismo. Pero si este aislado lugar goza de cierto renombre, tanto en el país rumano como fuera de él, se debe sin duda a una isla minúscula allí localizada.

Backu 010

No está clara la razón por la que el voivoda Mircea cel Bătrân estableció un monasterio en un lugar tan diminuto a finales del siglo XIV. Probablemente su afición a levantar iglesias para conmemorar sus numerosas victorias lo llevó hasta un refugio donde contaba con el amparo que le otorgaban las aguas del lago. Parece ser que posteriormente el monasterio fue reforzado, al ser rodeado con una muralla que le garantizaba una protección añadida. Pero, a pesar de todo, es probable que la construcción original fuera destruida, pues el edificio que podemos ver hoy fue erigido ya en el siglo XVI por el voivoda Neagoe Basarab, también aficionado a celebrar sus triunfos fundando iglesias.

Backu 013

Contemporáneos de este último príncipe son los extraordinarios frescos que decoran las paredes interiores del templo, probablemente los que ocupan una mayor superficie de entre las innumerables edificaciones religiosas rumanas. La fábrica de la iglesia es de ladrillo y sigue el modelo de las construcciones bizantinas, tal y como era costumbre en la Valaquia medieval. Muestra cuatro esbeltas torres que prueban la importancia que debió tener el monasterio en tiempos pasados, cuando llegó a funcionar incluso como una de las primeras imprentas en toda Rumanía. Poco a poco fue perdiendo peso, algunos de los edificios circundantes desaparecieron y el número de monjes que lo habitaban quedó reducido a los dos o tres que existen en la actualidad.

Backu 007

Es posible que incluso la iglesia principal del complejo monástico hubiera desaparecido ya hace tiempo si no fuera por un hecho que suscita furor entre los visitantes de este lugar. Cuenta la leyenda que aquí está enterrado el mismísimo Vlad Ţepeş, el legendario empalador cuya figura, siempre rodeada de mitos, sigue causando auténtica sensación en pleno siglo XXI. Y el aislamiento de la isla donde está situado el monasterio, la ausencia casi absoluta de sonidos, la calma chicha que muestran las perezosas aguas del lago, tan solo rota por el esfuerzo de algún palista en plena faena, contribuyen a crear un halo de misterio en torno a este lugar, especialmente al caer la tarde.

Backu 001

Auténtico azote de los otomanos, se dice que Vlad Ţepeş murió en una batalla contra ellos en 1476 y que su cabeza fue enviada a Constantinopla conservada en miel para disfrute del sultán. Su cuerpo decapitado fue mientras tanto devuelto a sus hombres, que al parecer lo enterraron en el interior del monasterio de Snagov. Una vela y un icono con su rostro son la prueba de que, a pesar de su apodo de diablo en el idioma local, Vlad III es considerado un santo para los rumanos. Hace unas décadas, durante unas excavaciones realizadas en el sitio donde se supone debería encontrarse su cadáver, no fueron localizados más que restos de animales. Como si Drácula, el temible empalador a quien tanto temían sus enemigos, se hubiera convertido por fin en inmortal y hubiera escapado de su tumba dispuesto a engrandecer su leyenda para los restos.

Anuncios

4 pensamientos en “La tumba del diablo

  1. Florencio, eres mi principal fuente de lugares únicos y originales jajaja

    Es una pena que se haya perdido la tumba (si es que estuvo de verdad allí), pero la leyenda ya convierte aquello en un lugar siniestro… Apuntado queda 🙂

    Tampoco sabía que su cabeza fue enviada al sultán, qué curioso.

    ¡Saludos!

    Me gusta

    • Sí que es un lugar bastante original, aunque tengo mis dudas sobre lo que es Historia y lo que es leyenda. Pero creo que merece la pena llegar hasta allí, tanto por su importancia histórica y legendaria como por el atractivo entorno que lo rodea.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  2. Son muchas las versiones que circulan sobre su destino final pero, lo cierto es que el monasterio goza de una tranquilidad y aislamiento que envuelven el lugar de un cierto misterio. No veo ninguna foto del interior. Yo tampoco tengo ninguna; el encargado de turno nos pidió 20 € por hacer una foto. Increíble!

    Me gusta

    • A mí me ocurrió lo mismo, Carme. Me pidieron dinero (no recuerdo cuanto) por sacar fotos en el interior y me negué. Al menos lo podían haber disfrazado de alguna manera, diciendo por ejemplo que la tasa pedida era para el mantenimiento del monasterio o algo así. En fin.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s