Inicio » La cuenta atrás » La cuenta atrás: Jorge Sánchez

La cuenta atrás: Jorge Sánchez

Qué difícil me resulta escribir en pocas líneas una introducción sobre alguien tan grande, tanto en el ámbito de los viajes como en el personal, como Jorge Sánchez. Oí hablar de él por vez primera no hace muchos años, creo recordar que a raíz de una entrevista que le hicieron en un diario deportivo. De inmediato me sentí atraído por aquel personaje que afirmaba haber recorrido nada menos que todos los países del mundo, pero un par de años más tarde tuve la oportunidad de encontrarme con él y me fascinó aún más como persona. Poco hay que decir de Jorge como viajero, tan solo que es seguramente el más grande que ha existido a lo largo de la Historia a nivel mundial, aunque él sea muy modesto y no lo reconozca. Podéis ver algunos de sus múltiples logros en este ámbito en su güeb, como él la llama. Como persona, me atrevo a afirmar que es más grande aún. Sencillo, sin dobleces, carente de ningún tipo de endiosamiento, con las ideas claras, amigo de sus amigos y siempre dispuesto a compartir sus innumerables experiencias sin exigir nada a cambio, al contrario que otros. Con ustedes, y en estado puro, Jorge Sánchez.

10. El viajero, ¿nace o se hace?

Nuestros antepasados debieron viajar para sobrevivir, y esa herencia la llevamos todos en los genes, pero si practicamos una vida sedentaria se atrofia, aunque siempre está latente, durmiendo. Bastará que de niño, o en la adolescencia, te den un empujoncito (como tener unos padres que amen los viajes y te lleven con ellos, o que te induzcan a leer libros de aventuras) para reactivar ese instinto y desear descubrir el mundo entero. En mi caso, el detonante principal durante mi infancia fue la lectura de la narración de Sheherezade sobre los siete viajes de Sindbad el Marino, y más adelante las aventuras de Cabeza de Vaca, de Álvaro de Mendaña, de Fernão Mendez Pinto, de Xuanzang… Pero hay algo más que de niño ignoraba: la pasión por los viajes también obedece al deseo de eclosionar el ser, es la libido del alma que aspira a manifestarse.

9. ¿Vives para viajar o viajas para vivir?

Vivo para viajar, por eso debo trabajar duro (me desempeño fregando platos en las cocinas de los hoteles de la Costa Brava, en la provincia de Gerona) y empleo ese dinero ganado para viajar, y como sé estirar el dinero como si fuera un acordeón a base de dormir en albergues económicos y en playas, o prepararme yo mismo la comida y hasta hacer autostop, barcostop y aviónstop, el dinero ahorrado me dura largo tiempo. En el pasado, cuando era un mancebo brioso, trabajaba en los países ricos en dinero que atravesaba “on the road” (Japón, Taiwán, Australia, Israel, Estados Unidos de América, Canadá, etc.), pero las circunstancias han cambiado y por eso ya hace unos años que busco trabajo en España.

Los que viajan para vivir de ello son viajantes, que es algo completamente distinto a ser viajero y no se debe confundir con él, pues los viajantes no viajan, sino que se desplazan con fines lucrativos y los gastos pagados, ya que en sus blogs venden billetes de avión, habitaciones de hoteles, tours turísticos, seguros de viaje, pócimas crecepelo, ratoneras, encajes de bolillos, supositorios recuperables, etc., y ello les impide irremediablemente ser viajeros auténticos, de esos que viajan sin interés comercial, sino que lo hacen para descubrir su mundo y aprender de él para desarrollarse como personas, para superar su condición de bípedo implume. En verdad te digo, amigo Florencio, que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un viajante se convierta en un viajero.

8. Si alguna vez te pierdes, ¿dónde no deberíamos buscarte?

En los países que sufren el cáncer social de la guerra.

7. Dicen que la cabra tira al monte…y tú, ¿para donde tiras?

Pues tiro al monte, como las cabras ¡jajaja…! Tal vez por haber nacido bajo el signo de Capricornio. No soy de playas, prefiero los trekkings por las montañas, sobre todo si voy a la búsqueda de un monasterio en los valles del Himalaya, o en un peregrinaje a pie a Santiago de Compostela.

6. ¿Estás de acuerdo con quien afirmó que viajar, como todas las drogas, requiere un aumento constante de la dosis?

Yo no utilizaría esa comparación, hay palabras que evito. Te diré no obstante que como viajar es sinónimo de aprender y nunca se aprende lo suficiente, siempre querrás aprender más y más, y para ello es necesario viajar más y más. No hay fin, salvo que no haya fuerza mayor, como sufrir una enfermedad de larga duración que te deje inmóvil, o quedarte sin posibilidad de ganar dinero para financiar tus viajes (lo que pronto va a ser mi caso, pues apenas encuentro trabajo estos últimos tiempos).

5. ¿Crees que los prejuicios que suelen acompañar a quien no sale de su tierra se curan viajando? ¿O por el contrario el hecho de viajar los reafirma?

Al principio pensaba que era lo primero, pero tras haber observado en libretas de huéspedes en museos y hoteles en vericuetos remotos, como poblados perdidos de Kirguistán, o en las selvas de Papúa Nueva Guinea, cómo algunos paisanos míos escribían majaderías como que su región española “tal” no era España, o en inglés incluso algo así como “Freedom para mi tribu”, me di cuenta que el viajar no te libra de algunas anomalías mentales que precisarían la intervención de un psiquiatra.

4. ¿Cómo te imaginas a los setenta años, todavía en el camino o llevando una existencia sedentaria?

Cuando ya no encuentre trabajo y ya no pueda permitirme volar lejos, me gustaría dedicarme, junto a mi mujer y mi hijo Lázaro, a conocer en profundidad mi propio país, España, escalando en todos sus monasterios y admirando sus bellezas naturales y también las erigidas por el hombre, que son muchas, pues no en vano España ostenta el tercer puesto en la organización UNESCO (tras Italia y China) en Patrimonios de la Humanidad, pero sería el primero, y por goleada, si se nos incluyeran todos los Patrimonios de la Humanidad que los españoles hemos erigido en Hispanoamérica, Italia, Malta y en Filipinas.

3. ¿Qué opinas de esas asociaciones de viajeros de nombre tan anglosajón y cuyos miembros en buena parte desconocen la lengua de Shakespeare?

Me parecen ridículos y me decepcionan. Me aflige ver cómo algunos potenciales viajeros españoles a los que seguía la pista por su entusiasmo y audaces viajes en sus años mozos, y en los cuales tenía esperanzas de que llegaran lejos como viajeros (y no quiero dar nombres, pues son muy conocidos), de pronto vendieron su alma viajera por un plato de lentejas, y encima utilizando el inglés en esas asociaciones de viajantes, cuando el español es la segunda lengua materna más hablada por la Humanidad (por detrás del chino, pero muy por delante del inglés, que es la tercera).

España ha dado al mundo los mejores viajeros de la humanidad, desde los primeros “backpackers” individuales (Juan Pobre de Zamora, el aragonés Pedro Cubero Sebastián, el andaluz Pedro Ordóñez de Ceballos, y aún otros) que dieron la vuelta al mundo en los siglos XVII en solitario, a descubrir el noventa por ciento de los archipiélagos del Pacífico, además de islas de la Antártida (avistando su península), por no hablar de América, entre otros continentes. Pero ahora estos viajantes actuales nos avergüenzan con sus desplazamientos sin personalidad y sin la participación de su voluntad, pues se desplazan adonde les pagan, y encima engañan a su público declarándose “viajeros”, cuando deberían declararse “viajantes”, o “vividores” de sus incautos lectores.

2. ¿Por qué crees que en las tertulias sobre viajes en los medios de comunicación los viajeros de espíritu puro como tú sois reemplazados por vendedores de humo o dispensadores del elixir de la eterna juventud?

A mí me es completamente indiferente que cuenten o no conmigo en las tertulias viajeras en los medios de comunicación, pues no soy tan buen comunicador como otros viajeros puros que conozco, y son españoles (no quiero dar sus nombres pero se reconocen enseguida porque no anuncian pócimas crecepelo en sus güebs o blogs). Lo que sí me molesta es que los medios de comunicación atribuyan autoridad viajera a los viajantes, que son verdaderas nulidades en el mundo de los viajes. Hay que desenmascarar a los viajantes; estoy de acuerdo con que sigan con sus actividades comerciales, pero sin engañar, sin que ensucien la noble actividad del viajero con sus desplazamientos interesados por el lucro económico. Si los viajantes fueran honrados se declararían vividores de los viajes, pero jamás viajeros, pues no lo son ni en pintura. Si fueran honrados no les guardaría rencor, pues al fin y al cabo los viajantes siempre existirán, y si los actuales viajantes desaparecieran hoy, mañana de inmediato aparecerían otros a los que les gustaría ocupar sus puestos.

1. Una que no me resisto a hacerte: ¿Qué es lo primero que se piensa cuando se te vienen encima millones de hormigas caníbales con la, para ellas, sana intención de devorarte?

¡Jajaja…! Esa situación me sucedió en el Parque Nacional de Taï de Costa de Marfil. No tuve tiempo de pensar en nada más que en cómo salir de esa situación ileso. Iba con un grupo de españoles y no dormimos toda la noche rechazando a los miles de hormigas con antorchas de fuego, manteniéndolas a raya, hasta que salió el sol, y entonces desaparecieron como por arte de Birlibirloque.

0. Para terminar la cuenta atrás y comenzar el viaje, indícanos tus cinco lugares que todo el mundo debería visitar antes de morir

Voy a citar mis cinco lugares favoritos, pero comprendo que no son para todo el mundo. Sí, los recomiendo, pero sé de antemano que varios de ellos nadie los elegiría. Estos son:

1 – Calcuta (¿sorpresa?). Soy capaz de vivir feliz en esa ciudad india ¿Que hay mucha pobreza material? Sí, relativamente (aunque también viven allí muchos indios ricos en dinero). Pero es una ciudad auténtica, es la vida misma, la humanidad misma, y hay muchos sabios que viven allí, y cuya conversación con ellos nutre el alma.

2 – Jerusalén, es la ciudad sagrada entre las sagradas. Dentro de sus murallas me siento feliz.

3 – Santiago de Compostela, y si se llega a ella como peregrino a pie, mejor.

4 – Cualquier pueblecito encantador del Pirineo Aragonés, donde de jubilado, cuando no pueda viajar más, si pudiera permitírmelo me gustaría mudarme a vivir junto a mi familia.

5 – Cualquier ciudad de Siberia, como por ejemplo, Blagoveshchensk, en el oblast de Amur, jejeje… creo que ya adivinarás la razón de mi elección.

Es palabra viajera de Jorge y ante ella tan solo me queda decir amén.

Anuncios

36 pensamientos en “La cuenta atrás: Jorge Sánchez

  1. Jorge pone los puntos sobre las íes cuando diferencia viajeros y viajantes que, sin nombrarlos, todos tienen nombre y apellidos.
    Muy buena entrevista y superlativas respuestas.

    Me gusta

    • Tienen nombre y apellidos y son muy conocidos además. Pienso que Jorge acierta al no dar nombres, aunque quizás yo sí lo hubiera hecho. Pero creo que todos sabemos a quienes se refiere y los silencios a veces dicen mucho más que las palabras.

      Me alegra que la entrevista te haya parecido de interés. Muchas gracias y un abrazo.

      Me gusta

  2. Esta semana, Jorge estuvo en mi ciudad y no pude acudir a escucharlo y a conocerlo en persona. Una pena, porque sé que tendré pocas oportunidades de conocer a una persona tan interesante y con tantas cosas que contar.
    Gracias a Floren por darnos a conocer un poco más de Jorge, me han encantado sus respuestas, sinceras y afiladas.
    Un abrazo para los dos.

    Me gusta

    • Lástima que no pudieras ir a su charla, porque creo que te habría encantado. Aunque Jorge asegure en esta entrevista que no es buen comunicador yo pienso lo contrario. Creo que es alguien que transmite ilusión, ésa que tanta falta hace en tiempos tan tediosos como los actuales. Completamente a años luz de esos que él define como viajantes, tan solo pendientes del número de visitas a sus blogs y nunca del viaje en sí.

      Muchas gracias por tu comentario y otro abrazo para ti.

      Me gusta

  3. Es una suerte enorme que hayas podido traer a este rincon a alguien con una biografia viajera (y no viajera) tan apasionante como Jorge. Las respuestas me han parecido magnificas y a la altura de lo esperado, gusten o no gusten. Jorge tiene las cosas claras y no se corta lo mas minimo en decirlo, lo que se agradece.

    De las entrevistas que mas he disfrutado. Enhorabuena a ambos

    Me gusta

    • Esta entrevista me la he tomado como una suerte de reconocimiento a la persona que más lo merece en este mundillo de los viajes. Inmersos en esta sociedad superficial en todos los aspectos, de buenas palabras, caras bonitas y gente apabullantemente inculta como los es la mayoría en éste y todos los ámbitos, una persona tan curiosa y culta como Jorge, siempre dispuesta a aprender y a quien no se le caen los anillos por realizar trabajos que a otros su “dignidad” (y su barriga) no se lo permitirían, es no ya un soplo sino un huracán de aire fresco.

      Mierda de sociedad que aparta a sus mejores hijos y tan solo reconoce a trepas, pelotas y vendedores de humo en general.

      Muchas gracias por tus palabras y un abrazo.

      Me gusta

  4. Impresionante entrevista y que abre un abismo entre lo que es ser un viajero autentico a un turista. La anécdotas de las hormigas carnívoras es flipante, aventura en estado puro que genera un sentimiento de aventura difícil de lograr hoy en día en un mundo globalizado donde viajar es muy fácil. Por desgracia lo único que tengo en común
    con Jorge es que cuando ya no pueda viajar por el extranjero, me dedicare a recorrer España que seguro que me dejara maravillada. Enhorabuena Floren por esta entrevista, has bordado “La cuenta atrás” :-*

    Me gusta

    • ¿Sabes, Vero? Jorge se define a sí mismo como turista. Por supuesto, respeto su opinión, como la de todos, pero en este caso no la comparto. Para mí, ni él, ni tú, ni nadie para quien el hecho de viajar suponga algo importante y vital puede ser turista, sino viajero. Turistas son los que se van de vacaciones una semana a Benidorm, quienes pretenden vivir de los viajes sin haber viajado, quienes van a donde los invitan y no sienten la más mínima curiosidad por conocer aspectos que se salgan de la raya, quienes pontifican en sus webs dando consejos en su mayor parte publicitarios con el fin de convencer a incautos y así poder seguir viviendo de la mamandurria. Esos son los auténticos turistas, para quienes el hecho de viajar es importante, incluso aunque por diferentes circunstancias no puedan hacerlo, en mi opinión son viajeros.

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Ha sido un placer leer estas líneas llenas de sinceridad dentro de este mundo virtual de viajeros, qué es verdad que a pasos agigantados se está convirtiendo en un mundo de viajantes.

    Me gusta

    • Me alegra mucho que te haya gustado la entrevista. Y coincido contigo en que se está perdiendo la esencia del viaje, cada vez hay menos viajeros con alma y más viajantes con fachada. Pero lo peor es que estos últimos lo controlan todo y hacen y deshacen a su antojo con el único fin de ganar adeptos y así poder vivir del viaje, que es todo lo contrario que vivir para el viaje. Es muy triste que además se lleven todo el reconocimiento y los viajeros de verdad, como Jorge Sánchez, no puedan siquiera aspirar a las migajas.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

  6. ¡Compartido! ¡Qué genio!

    La pregunta 5 es una de las cosas que me dejó pensando de nuestro largo viaje, sobre todo en los últimos 6 meses más o menos, y casi por lo mismo, por un libro de visitas que leí en un pueblo perdido de Kirguistán, en la que una española viajando con un francés en bicicleta se quejan de que hoy en día un nómade en una yurta te dicen antes “skolca” (cuánto) en lugar de “priviet” (hola) si uno les pregunta si puede pasar allí la noche.

    Yo no sé qué me dirían a mí esta española y francés si me acerco en mi bici a tocarles la puerta de su casa para decirles que quiero pasar una noche allí a lo jeta… pero vamos, que ni skolca ni priviet sino un patadón en el c… y un llamado a la policía mínimo.

    En fin, uno se queja de las mismas cosas que promueve.

    Y yo misma, por mi parte, debo confesar que, a la vez de haberme quitado algunos prejuicios, también afiancé algunos de ellos, sobre todo en lo relacionado a algún que otro “viajero”.

    ¡Un saludo!

    Me gusta

    • Triste mundillo éste en el que a los viajantes les llaman viajeros y engordan a pasos agigantados debido a la vida sedentaria que llevan mientras que a los viajeros de verdad se les aparta y nunca se les reconocen sus méritos. Estoy seguro de que dentro de quinientos años Jorge será reconocido como lo que es, al igual que ahora algunos hacemos con personajes como Ruy González de Clavijo o Álvaro de Mendaña, mientras que tantos tristes viajantes como los que nos invaden actualmente habrán pasado inevitablemente al olvido. Donde estén los Quijotes que se quiten los Sancho Panza ( y que nadie se dé por aludido debido al tamaño de su barriga, que es tan solo una metáfora 🙂 ).

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Me gusta

  7. Como siempre me encanta Jorge Sanchez, ya desde que compré un libro suyo en los años 90 y me dejó encantado con su manera de vivir. Lo que no estoy muy de acuerdo es con la reflexión sobre Sele. A mí me parece un tío igual de interesante que él, cada uno es hijo de su madre, y no me gustan ningún tipo de clasificaciones incluso ya desde que era jovencito y como llevaba el pelo largo y escuchaba heavy metal decían este tío es así y así. Todos somos viajeros, de distintas formas, nadie es mejor que nadie. Lo importante es disfrutar del viaje y de lo que aprendas, ser feliz en definitiva. Un abrazo a todos

    Me gusta

    • Bueno, lo de Sele lo dices tú. Él no da nombres para nada. De todas formas, a mí las comparaciones siempre me han parecido odiosas, y comparar a Sele con Jorge Sánchez, en cualquier aspecto, pues en fin…que cada uno saque sus propias conclusiones.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

      • Bueno, al menos lo de Sele era obvio. Desde luego entre otros. A mí me encantais todos, menos cuando entráis en polémicas. No obstante incluso en las polémicas me encantais cuando habláis desde la honestidad, pero vuelvo a repetir que nadie es mejor que nadie. Incluso el turista. Mi padre es un turista que ha visitado más de 85 países y ahora mismo con sus 80 años se está embarcando en un crucero de Barcelona al Caribe con la ilusión de un niño, la ilusión por el nuevo viaje.

        Me gusta

      • Nada tengo contra quienes tú defines como turistas. Tampoco contra los viajantes, salvo por el hecho de pretender ser lo que no son. Déjame que insista en que aquí nadie ha dado nombres, pero si se trata de darlos, tanto quien mencionas como un número creciente de otros jamás deberían pretender ser unos viajeros de espíritu puro porque nunca lo serán. Son simples intrusos, al igual que cuando pretenden ejercer como periodistas sin serlo. Y ya que hablas de honestidad, la mayoría de ellos ejerce prácticas que yo no me atrevería a definir como honestas en absoluto.

        Muchas gracias de nuevo por tu comentario.

        Me gusta

  8. Uno de los más grandes viajeros que hay en todo el planeta. He tenido la suerte de poder leer un par de sus libros (y los guardo en casa como oro en paño) y la verdad es que te dejan pasmado de donde puede llegar el viajero con tal de conocer algo más. Porque claro, cuando yo quiero conocer algo más pues tengo suficiente en pillarme un billete e ir a Venezuela o Panamá, pero Jorge lo tiene cada vez más complicado y si tiene que llegar a las islas Tristán de Acuña, pues llega.
    Me gustaría tener la oportunidad, algún día, de estrecharle la mano y poder tomar una cerveza con él. Como contigo, dicho sea de paso.
    Sin embargo, he de reconocer que en el aspecto personal e identitario no estoy nada de acuerdo con su manera de pensar. Yo soy de los que piensa que cada uno tiene derecho a sentirse de un sitio o de otro. E incluso a no sentirse de un sitio o de otro.Y desde luego, a poder expresarlo y hacerlo saber al resto del mundo. Si un palestino, un karen, un kurdo, un corso, un saharaui o un catalán se sienten como tales, me parece estupendo que así se expresen y, además, que así lo hagan saber al resto del mundo.
    Por cierto, he quedado sorprendido con su respuesta acerca de su mujer y su hijo. Me había hecho la idea de un Jorge tipo lobo solitario. supongo que porque se me hace difícil entender una vida tan azarosa como la suya con una mujer a su lado (o no tan a su lado).
    Me dejo ya de rollos. Mis felicitaciones por la entrevista y mi más sincera admiración, una vez más, para el más grande de los viajeros de la Península Ibérica.

    Me gusta

    • Creo que Jorge es muy accesible y estoy seguro de que no tendría ningún problema en charlar contigo acerca de viajes o de esos sentimientos identitarios que mencionas. Al fin y al cabo ambos sois compatriotas catalanes, aunque quizás estéis situados en diferentes bandos. Lo triste es que alguien con tantos conocimientos y que tiene tanto que aportar en el ámbito de los viajes haya sido vetado, como creo (si no es así, pido disculpas) que es el caso, por el hecho de no hablar catalán.

      En cuanto a mí, pertenezco al mundo de los mortales 🙂 y no tengo ningún problema en tomarme una cerveza, o varias, con quien sea. Incluidos los viajantes, por cierto, con alguno de los cuales he llegado hasta a compartir mesa y mantel. Espero que nos veamos algún día.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Me gusta

  9. Muy buena e interesante entrevista. Lo de Jorge Sánchez es de traca, hay sitios en los que ha estado que ni había oído hablar. Además leí en una entrevista que es de Hospitalet de Llobregat si no me equivoco, como nosotros! Si es que Hospi es mucho Hospi jeje.
    El debate eterno y cansino de turista /viajero está siempre a la orden del día, pero lo de viajante es un nuevo concepto que no sabía que existía. Siempre decimos que el mundo está descubierto mal que nos pese, aunque siempre se puede ir un poco más allá y salirte de lo más trillado, pero como dice héctor de mi baúl de blogs nadie es mejor que nadie hay cabida para todo el mundo. Que cada uno viaje de la manera que pueda o quiera, todo es respetable.
    Un saludo Florencio!

    Me gusta

    • A mí no me parece correcto el todo vale con el fin de conseguir viajar. En el caso concreto que menciona Héctor y al que tú aludes cuando menos es una hipocresía que alguien que se pasó años despotricando contra los viajes organizados, que se definía, y posiblemente aún lo hace, como mochilero y viajero independiente ahora se dedique a viajar de manera organizada (los blogtrips y “viajes de prensa” son lo más organizado que hay) y vaya a cruceros y hoteles de lujo tan solo porque no tiene que pasar por caja. Aparte de otras actuaciones que podrían ser calificadas al menos de deshonestas.

      El concepto de “viajante” lo acuñó Jorge hace años y el número de a quienes puede aplicársele no ha hecho más que ir in crescendo. Nada tengo contra los “viajantes”, simplemente no admito la falsedad que demuestran cuando intentan pasar por viajeros.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

      • No quería aludir a alguien en concreto sino hablar más bien en general, si es así siento haber confundido. La verdad es que nuestro desconocimiento en el tema hace que no tengamos ni idea de blogtrips, viajes de prensa etc incluido las actuaciones deshonestas que mencionas, pero bueno, lastimosamente como todo en este mundo seguro que las habrá. En cualquier caso, Jorge ha dado su opinión de manera muy elegante sin nombrar a nadie y eso dice mucho de él.
        Un saludo!

        Me gusta

      • Resulta realmente complicado entrar en este mundillo de los blogs de viaje y conseguir abstraerse de blogtrips, presstrips, famtrips y otros términos similares. Os felicito por ello, de verdad.

        En el fondo, es siempre lo mismo. Se trata, no ya solo de que te inviten a un destino determinado, sino de que además te paguen por ello y tú a cambio publicites el destino en tu web y a través de las redes sociales. Por supuesto, cuantos más seguidores tengas y más conocido seas, más invitaciones tendrás. Hay bastante gente que intenta vivir (o malvivir) de ello y, para quedarse con la mayor parte del pastel y evitar la competencia, a veces recurren a prácticas no demasiado correctas, o que al menos a mí no me lo parecen. Hay demasiada competitividad y no importa pasar por encima de lo que sea para conseguir tus objetivos, algo que a mí particularmente me disgusta.

        Muchas gracias por vuestro comentario.

        Me gusta

  10. En mi opinión este señor sería más feliz si buscase alternativas para poder seguir haciendo lo que le gusta , Una de ellas podría ser la tan denostada publicidad , aunque en nuestro caso puedo decir que no da más que problemas de enlaces rotos 😉 y que está más cómo un servicio adicional al usuario 🙂
    Felices viajes !!
    Fran

    Me gusta

    • Pienso que Jorge es no ya feliz sino muy feliz porque ha tenido la vida que siempre deseó tener. Pero no lo veo incluyendo publicidad en su “güeb” y tampoco pienso que sea una alternativa que le solventara el tema económico porque el número de lectores de los blogs de viaje suele ser inversamente proporcional a la calidad del contenido que incluye. Siempre hay alguna (pocas) excepciones, por supuesto.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

  11. Estuve en la charla que Jorge Sánchez dio el pasado jueves en Zaragoza. Aunque lo suyo no sea la fotografía ni proyección audiovisual fue un placer escucharle hablar sobre su próxima vuelta al mundo, anécdotas de su impresionante currículo viajero, etc. También respondió a cuantas preguntas se le hicieron.

    Lleva muy mal la situación de fractura política y social que, desgraciadamente, tiene lugar en Cataluña. Y estoy de acuerdo en que el nacionalismo no se cura viajando, a pesar de que así lo afirmara Miguel de Unamuno o Pío Baroja: A las pruebas me remito…

    Me encanta su filosofía de que el viaje es el instrumento que nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos, a aprender de gentes y lugares y a mejorar como personas a través del conocimiento adquirido Un aprendizaje que no acaba nunca.

    Y es una pena que siendo el viajero más grande y más puro (al menos de los 2 últimos siglos) no tenga un mayor reconocimiento mediático y sea tan difícil encontrar sus libros (al menos en Zaragoza). Aunque no sea Paul Theroux tampoco lo son algunos mercaderes de viajes que van donde les manda un importante grupo de comunicación y con todos los gastos pagados, y éstos encuentran sitio de privilegio en las estanterías de las librerías en cuanto hacen un copia y pega de artículos aparecidos en sus blogs.

    Me gusta

    • Celebro que pudieras asistir a la charla de Jorge y te gustara la experiencia, Ricardo. Y te agradezco el resumen de la misma que has hecho en tu comentario.

      Estoy muy de acuerdo con tus apreciaciones. Quien carece de la curiosidad y capacidad de aprendizaje que todo viajero debe tener y se acerca al viaje como un bien de consumo o como un negocio pierde todo su crédito como viajero. Lástima que la mayoría de sus “seguidores” no se den cuenta de ello, quizás en muchos casos se debe a que en el fondo son tan superficiales como aquellos a quienes siguen.

      Lamentablemente en España (y Cataluña todavía lo es, aunque a muchos les pese) es muy difícil reconocer los méritos de tus convecinos. Seguro que Jorge será recordado dentro de quinientos años, cuando el viaje tal y como lo entendemos ahora sea ya cosa del pasado, como uno de los aventureros más grandes de la historia.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

  12. Me ha encantado conocer un poco más a Jorge Sánchez con esta entrevista. Como comenta Jordi de Milviatges más arriba, me encantaría estar en una tertulia viajera con él, contigo, con Jordi y con unos cuantos más.

    Me parece terrible que personas como Jorge tengan pocas ocasiones para compartir sus vivencias, anecdotas, en fin “su vida” con todos aquellos que nos gusta viajar.

    Espero que algún día se “deje caer” por mi ciudad, y así poder conocerlo en persona.

    Saludos

    Me gusta

    • Pues no tienes más que organizar una, seguro que Jorge se apunta si sigue por Hospitalet. Y si es en fin de semana, seguramente iría yo también, todo es cuestión de plantearlo.

      Como le comentaba a Ricardo, creo que en España es muy difícil ser profeta en tu tierra. Y más si perteneces a una minoría y tus ideas no coinciden con las de la mayoría dominante. Entonces, la masa se encarga de difuminarte, como creo que es el caso.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

    • Os agradezco mucho vuestras palabras, aunque pasada es solo el entrevistado. El entrevistador tan solo intenta sacar el máximo partido posible a la entrevista para que sea una especie de reconocimiento a alguien que lo merece de sobra.

      Muchas gracias por vuestro comentario y un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s