Inicio » Oceanía » Remeros al atardecer

Remeros al atardecer

P7230189

A pesar de ser la localidad más populosa de Samoa lo cierto es que Apia no puede ser considerada una ciudad en sí, al estar formada por un conglomerado de pequeñas poblaciones cuyo número se acerca al medio centenar. En sus orígenes, el topónimo que actualmente representa a la capital del estado estaba aplicado a una simple aldea, que en la actualidad aún existe como tal. Y que, al igual que el resto de las que componen la villa, tiene sus propias reglas de acuerdo al tradicional sistema social que todavía rige en el país. Esta especie de microcosmos compuesto por barrios que no son tales, con calles en general carentes de señalización y casas sin numeración conforma una ciudad bastante sui generis, con notables diferencias respecto a la idea que en Occidente tenemos de tal concepto.

P7260253

Situada en la desembocadura del río Vaisigano, el más largo de Upolu, la distribución de edificios en Apia carece de uniformidad, lo que da como resultado áreas en el centro de la población que parecen extraídas de esas zonas vírgenes tan abundantes en el interior de la isla. La capital de Samoa presenta pues cierta dicotomía entre ciudad y campo, o bien urbe y espacio abierto, que lleva la duda al visitante sobre el entorno que realmente le rodea. La exuberante naturaleza tan característica en este lugar se muestra al viajero en todo su esplendor a cada paso, aunque, quizás como precio por la belleza con la que fue dotado este país del Pacífico Sur, a veces viene acompañada de catástrofes naturales como terremotos o ciclones que provocan crecidas frecuentes en el río.

P7260252

Precisamente uno de esos terremotos, acontecido en 2009 y causante de un tsunami que se llevó por delante la vida de más de un centenar de personas en la isla de Upolu, provocó un cambio importante en la fisonomía de Apia. La catedral de la Inmaculada Concepción de María, construida a finales del siglo XIX en la población de Mulivai, sufrió daños estructurales de consideración que la llevaron a ser demolida y reconstruida por completo. Con sus dos torres de impoluta blancura, la histórica catedral de Mulivai, como también era conocida, daba la bienvenida a todos los pasajeros que por mar llegaban a la capital samoana, junto a cuyo puerto fue erigida, además de ser uno de los edificios más reconocibles y representativos de la villa.

P7250240

Casi cada día, poco antes de que caiga el atardecer, numerosos remeros se citan junto al puerto de Apia para practicar uno de los deportes nacionales de Samoa. En grupos de aproximadamente cincuenta se dirigen a sus largas canoas, conocidas como fautasi, para prepararse de cara a las carreras que tienen lugar en festivales que se suceden a lo largo del año. Tradicionalmente, estas embarcaciones servían como medio de transporte entre las islas del archipiélago, pero fueron perdiendo entidad ante el uso de métodos alternativos más rápidos y que requerían menos esfuerzo, de modo que les fue asignada esta otra función. Hoy día estas regatas causan furor y compiten con el rugby para ver cual es el deporte con más éxito entre los samoanos.

P7250237

Del carácter pacífico de los habitantes de Apia, y de Samoa en general, da idea la actitud del movimiento Mau, surgido a comienzos del siglo XX para reclamar la independencia del estado, entonces en manos de Nueva Zelanda. Durante años organizaron diversos actos de desobediencia civil, que incluían marchas y negativas a realizar sus labores cotidianas en el campo o al pago de impuestos, pero siempre desde la perspectiva de una ausencia total de violencia. En uno de estos actos, celebrado en las calles de Apia en 1929, uno de los líderes del movimiento, de nombre Lealofi III, fue disparado por la espalda cuando se volvió para pedir calma a sus compañeros manifestantes. Desde entonces aquella fecha es recordada como Sábado Negro y aunque la independencia de Samoa se hizo esperar aún, vino precedida de la paz que solicitaba el asesinado en sus últimas palabras.

Anuncios

Un pensamiento en “Remeros al atardecer

  1. Pingback: Remeros al atardecer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s