Inicio » Favoritos » 15 repúblicas ex-soviéticas a través de 15 imágenes

15 repúblicas ex-soviéticas a través de 15 imágenes

DSCF9599

Desde que se produjo la disolución de la Unión Soviética, oficialmente a finales de 1991 aunque en la práctica tuvo lugar un par de años antes, tuve bastante claro que algún día llegaría a visitar todas las repúblicas que la habían compuesto y que, a partir de entonces, se irían constituyendo en estados independientes. Debo admitir que no fue una tarea fácil, y buena prueba de ello es que me tomó un total de veintitrés años hasta que en julio de 2014 conseguí entrar en Tayikistán, pero no tengo duda alguna de que mereció la pena. Dotados de una diversidad fascinante, resulta difícil creer que estos estados permanecieran unidos durante aproximadamente medio siglo y, más aún, que la amalgama que obró tal milagro fuera un sistema político tan insolidario y cruel como el comunista.

Durante mis viajes por estos estados he vivido experiencias de las más diversas, desde un paseo nocturno por el Neva a bordo de un barco enorme y completamente vacío excepto por la presencia de la tripulación hasta estar detenido durante un tiempo en la frontera entre Kazajstán y Uzbekistán debido al hecho de portar unas medicinas que los aduaneros consideraban psicotrópicos y no eran más que previsoras para posibles problemas renales. Independientemente de los problemas vividos, las experiencias satisfactorias pesan mucho más en la balanza y, a través de imágenes, aquí intento mostrar las que más me han llegado en cada uno de estos estados, hoy día independientes y que antes constituyeron uno de los imperios más grandes que en el Planeta Tierra han sido.

27310016

Rusia: Llegué por primera vez a Rusia durante el verano de 1991, cuando oficialmente aún existía la Unión Soviética aunque de facto ya fuera cosa del pasado. Más adelante, retorné en alguna que otra ocasión, aunque mis visitas siempre se limitaron a las urbes de Moscú y San Petersburgo, una pequeña parte de lo que estoy seguro ofrece ese impresionante país. Aunque para muchos existan dudas al respecto, en mi opinión la imagen más destacada del inmenso estado ruso la ofrece la impresionante Plaza Roja de Moscú.

21120019

Letonia: Estuve en Letonia en 1995 cuando aún la nieve no se había derretido y pude disfrutar en plenitud del crudo invierno báltico. Desde nieve en la más famosa playa del país hasta pequeños lagos helados donde los ciudadanos patinaban o incluso pescaban a través de agujeros abiertos en el hielo. Aunque el centro histórico de Riga tenga merecida fama, me decanto por una instantánea de los bellísimos bosques letones.

06650014

Estonia: Al vecino estado estonio arribé en 1996 a bordo de un ferry procedente de Helsinki. No tengo discusión alguna de que la imagen más característica del pequeño estado estonio la constituyen las murallas que rodean el centro histórico de su capital, que desde la independencia del país ha conseguido convertirse en una de las ciudades más interesantes del norte de Europa.

Belarus-Minsk-Church_of_Simon_and_Helena-7-2
Crédito: Hanna Zelenko

Bielorrusia: Poco después de visitar Tallin y sus alrededores conseguí llegar hasta Minsk a mediados de 1996, envuelto en diversos avatares que me retuvieron durante varias horas en el aeropuerto. No puede decirse que la capital bielorrusa sea una ciudad atractiva, pero presume de diversos teatros y de esta Iglesia Roja, su imagen más atractiva en mi opinión.

img985

Ucrania: Tuve que esperar, no solo varios años sino incluso un cambio de siglo hasta que en 2002 conseguí llegar hasta Ucrania. Estuve por la desconocida zona de Besarabia, donde pude disfrutar de maravillosos lugares como la espectacular fortaleza de Khotyn, en la vecindad del río Dniester.

Kaunas_02

Lituania: El año siguiente, 2003, completé la terna de estados bálticos con una visita a Lituania. Tenía muchas ganas también de llegar hasta este pequeño estado, entre otras razones por la inacabable afición de sus ciudadanos por el baloncesto. Así que no tuve más remedio que ir a Kaunas, patria chica de baloncestistas ilustres como el gran Arvidas Sabonis, donde me sorprendió su atractiva plaza del Ayuntamiento.

59410018

Moldavia: De nuevo estuve unos años sin acercarme por la antigua Unión Soviética, hasta que en 2007 le tocó el turno a Moldavia. Su capital, Chisinau, no es la ciudad más bonita de Europa, indudablemente. Pero aún así el país alberga algunos lugares de interés, como el denominado complejo histórico de Orheiul Vechi.

Backu 041

Georgia: Para iniciarse con el Cáucaso, Georgia es quizás el país ideal. Allí llegamos en 2010 y disfrutamos de lo lindo con los numerosos atractivos que ofrece este país transcaucasiano. Resulta muy difícil destacar tan solo uno de ellos, aunque me decantaría por la iglesia de Metekhi, aunque solo sea por romper una lanza a favor de una ciudad maravillosa aunque infravalorada como lo es Tbilisi.

Backu 301

Azerbaiyán: Siguiendo nuestro periplo por la Transcaucasia, tras visitar parte de Georgia llegamos a la vecina república de Azerbaiyán, lo cual supone un cambio ciertamente radical en tan corto lapso de tiempo y espacio. El país azerí también ofrece al visitante diversos lugares de interés y entre ellos no puedo olvidarme de las fabulosas muestras de arte prehistórico que existen en Gobustán.

Backu 659

Armenia: Y si los estados anteriores me resultaron interesantes, de Armenia tan solo puedo decir que es uno de mis países favoritos, como suelo responder a todo aquel que me pregunta por ellos. Seas creyente o no, en territorio armenio deberías visitar no ya uno, sino varios monasterios. Y, aunque resulta difícil decantarme por uno tan solo, probablemente mi favorito sea el monasterio de Geghard, atractivo tanto por sus valores culturales como por el espectacular entorno natural donde está enclavado.

Kirguistán: Tras muchos años queriendo visitar las repúblicas ex-soviéticas de Asia Central, por fin lo logré a mediados de 2014. La primera de ellas fue Kirguistán, país que me sorprendió muy favorablemente. Hasta que visité las praderas del Tien Shan interior jamás hubiera pensado que un paisaje absolutamente desprovisto de árboles, y casi por completo de vegetación, me tocara el alma. Pero todo es posible en Kirguistán, y el espectacular entorno que rodea al lago Son-Kul no puede dejar a nadie indiferente.

DSCF9337

Kazajstán: Unos días después arribaba a la tierra de los cosacos, menos bebedores y más amigables que los que cuenta la leyenda. Kazajstán es un país sorprendente, poco visitado aún pero con innumerables atractivos. Además es enorme y aunque solo me moví por la zona sur del estado, tuve ocasión de ver numerosos lugares interesantes. Como solo puedo destacar uno, creo que me decido por el mausoleo de Khoja Ahmed Yasawi. ¿No os suena, verdad? Pues sin él, seguramente nunca hubiera existido el archifamoso Taj Mahal.

DSCF9588

Uzbekistán: Mi siguiente república ex-soviética fue, junto con Armenia, la que recuerdo con más cariño. Al contrario que el resto de estados en Asia Central, sobre Uzbekistán había leído bastante y por consiguiente disponía de suficiente información. Pero incluso así las sorpresas fueron sucediéndose una tras otra. Numerosos lugares me dejaron huella en el país uzbeco, al igual que lo hicieron sus habitantes, pero si tengo que elegir, creo que Khiva es un sitio realmente digno de verse.

DSCF9531

Turkmenistán: ¿Diríais que un país cubierto en un 90% por el desierto, donde las tormentas de arena son frecuentes además, puede ofrecer atractivo alguno al visitante? Yo os aseguro que sí, y no solo eso, sino que será una experiencia que no olvidaréis jamás. Por su absoluta unicidad, mi lugar favorito entre los que visité en el país turkmeno no puede ser otro que el misterioso pozo de Darvaza, con su permanente fuego eterno.

DSCF9852

Tayikistán: Seguimos aún en 2014 y llegamos a Tayikistán, final de mi recorrido por las repúblicas ex-soviéticas más de dos décadas después de haberlo comenzado. Aunque tan solo pude conocer el valle de Fergana, fue suficiente para darme cuenta de que los tayikos son una gente excepcional. La plaza de Registán de Khujand me cautivó con su dinamismo y me resultó un fantástico final de viaje, aunque en mi corazón siempre perdurará la esperanza de poder acercarme algún día hasta las nevadas cumbres del Pamir.

Anuncios

6 pensamientos en “15 repúblicas ex-soviéticas a través de 15 imágenes

  1. Pues has conseguido completar las 15 exrepúblicas! Yo me conformo, de momento, con las 7 exyugoslavas. En esta zona, aun me quedan algunas (las de Asia Central, básicamente). Lo que daría por poder visitar el cráter Darzava o las históricas Khiva o Samarcanda. Incluso, no me importaría conocer Astana y poder comprobar sus excesos.

    Me gusta

    • Para excesos, los de Turkmenistán, donde el culto al líder es absolutamente excesivo. Las repúblicas ex-soviéticas de Asia Central constituyen un viaje maravilloso, que espero que hagas algún día porque vas a alucinar con su enorme patrimonio, su diversidad de paisajes e incluso con sus etnias. En mi opinión, uno de los mejores viajes que he hecho en mi vida.

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Me gusta

    • Seguro que serán muchas más. A ti, que te gusta la Ruta de la Seda, te recomendaría ante todo Uzbekistán. Es un país maravilloso y con muchísimo que ver.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

  2. ¡¡Enhorabuena!! Éste es uno de esos logros que espero desbloquear algún día 😀 Me atraen mucho, sobre todo Kazajistán.

    Por cierto, ¿te gustaría poner tus pies en Transnistria algún día? Es un caso algo especial, pero tiene que ser “interesante” ver lo que sea que tengan montado allí…

    Me gusta

    • Kazajstán es tan grande que por sí solo da para varios viajes. Yo estuve tan solo en la zona sur e incluso ahí las distancias son enormes. Tan solo para ir de Almaty a Turkestán estuve 18 horas en un tren, más que ninguno de los vuelos que he hecho en mi vida y eso que varios han sido largos. No me quejo, de todas formas, mereció mucho la pena.

      A Transnistria estuve cerca de ir cuando estuve en Moldavia, pero a mi pareja no le hacía mucha gracia la idea y me quedé con las ganas. No diría que es un lugar que me apasione, lo cambiaría casi por cualquier otro, pero si algún día tengo ocasión, no dudaré en visitarlo. De todas formas, para ver una ciudad realmente ex-soviética, quizás mucho más que Tiraspol, creo que es más interesante Bishkek.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s