Inicio » Favoritos » 15 puentes donde no te llevará la corriente

15 puentes donde no te llevará la corriente

Desde que el mundo es mundo, desde milenios atrás, el ser humano se ha dedicado a tender puentes en el sentido más estricto de la expresión. Siempre interesadas en alcanzar la otra orilla de la manera más sencilla posible, en establecer nexos de unión con lo que sucede al otro lado, todas las civilizaciones han ideado de una manera u otra la forma de crear vínculos más o menos duraderos con los habitantes de la ribera vecina. Por consiguiente, no cabe duda de que los puentes tradicionalmente han servido como estímulo para las relaciones entre las personas, como lo prueba el hecho de que muchas veces hayan sido destruidos precisamente para intentar evitarlas.

Aunque es evidente que su significado primigenio era absolutamente funcional, no cabe duda de que muchos puentes se han convertido en auténticas obras de arte como resultado del paso del tiempo. Lamentablemente, también muchos de ellos han quedado destruidos o han desaparecido como resultado de la voracidad humana. Sea como fuere, numerosos ejemplos permanecen, casi siempre asociados a esos ríos con los que han establecido desde décadas, o incluso centenares de años, una especie de simbiosis perfecta. Porque aunque es difícil imaginar un puente sin el río que lo cruza por debajo, también lo es hacerlo con un río sin un puente que sirva para vadearlo por encima.

En el último reto de 2015 con mis amigos viajeros Jordi y Dani os vamos a hablar de los puentes que más nos han gustado. En mi habitual intento de diversificar al máximo, me he autoimpuesto la condición de que pertenezcan a estados diferentes, a épocas diversas y cuyo significado sea en cierta manera divergente aunque compartan el hecho de establecer vínculos. Aquí tenéis quince de mis puentes favoritos y, aunque algunos que también merecían estar se hayan quedado en el tintero, espero que sean de vuestro agrado.

Karlův Most (Praga, República Checa): Más que un puente, Karlův Most, o puente de Carlos, es una suerte de museo en sí mismo. Fue construido a mediados del siglo XIV y su función era la de servir como unión entre la Ciudad Vieja de Praga y Hradčany, el barrio donde se sitúa el castillo local. Tiene una longitud de más de medio kilómetro, suficiente para salvar el amplio cauce del río Vltava en este lugar. Entre sus obras de arte destacan una treintena de esculturas barrocas, allí situadas a comienzos del siglo XVIII.

Backu 113

Puente de los Suspiros (Cambridge, Reino Unido): A pesar de que en el Reino Unido hay puentes mucho más famosos, algunos de los cuales he tenido la suerte de visitar, no he tenido más remedio que decidirme por uno de Cambridge, aunque solo sea porque el nombre de esta ciudad se traduce como puente sobre el río Cam. Denominado así por su homónimo en Venecia, el Puente de los Suspiros fue construido en la primera mitad del siglo XIX y salva el río Cam a la altura de Saint John’s College.

Shinkyō (Nikkō, Japón): Conocido en el país nipón como Puente Sagrado, Shinkyō salva el vado que presenta el río Daiya en la localidad de Nikkō. Mide cerca de treinta metros de longitud y fue construido inicialmente a mediados del siglo XVII. Aunque posteriormente se han ido sucediendo diferentes versiones, el diseño de todas ellas ha sido el mismo. Exclusivamente utilizado por mensajeros de la Corte real japonesa en el pasado, fue abierto al público por primera vez hace solo unos cuarenta años.

116

Puente de Aviñón (Aviñón, Francia): ¿Alguien que haya estudiado francés no recuerda aquella famosa cancioncilla que hablaba del puente de Aviñón? Diseñado para cruzar el cauce del río Ródano en este lugar, el puente de Aviñón es una obra románica del siglo XII. Lamentablemente, está mutilado desde mediados del siglo XVII, cuando una crecida se llevó por delante parte de su estructura. Aún así, sigue siendo uno de los hitos de la ciudad homónima.

800px-Visegrad_bridge
Crédito: Desconocido

Puente de Mehmet Paša Sokolović (Višegrad, Bosnia-Herzegovina): Mucho menos conocido, aunque posiblemente tan interesante desde los aspectos histórico y artístico que el famoso puente de Mostar, el puente de Mehmet Paša Sokolović se yergue sobre las aguas del río Drina en la localidad serbo-bosnia de Višegrad. Fue mandado construir por el visir del mismo nombre en la segunda mitad del siglo XVI y se extiende durante casi doscientos metros por una estructura soportada por un total de once arcos.

Puente Japonés (Hội An, Vietnam): De acuerdo a la leyenda, el puente japonés fue planeado para intentar terminar con un monstruo al que se hacía responsable de varios terremotos sucedidos en los alrededores de Hội An. Sea cierto o no, el caso es que un puente cubierto fue construido en este lugar en el siglo XVI y ha llegado en buen estado hasta nuestros días, a pesar de su techumbre de madera. Está situado sobre un afluente del río Thu Bồn y servía para separar los barrios chino y japonés de la ciudad en el pasado.

Ponte de D. Luís (Oporto, Portugal): Magnífica muestra de puente en arco que unió ambas orillas del río Duero a finales del siglo XIX, el localmente denominado Ponte de D. Luís es uno de los mayores atractivos de la ciudad de Oporto. Fue obra de un socio de Gustave Eiffel y cuenta con dos pisos, el superior por el que circula el metro y el inferior para vehículos a motor. Mide unos cuatrocientos metros de longitud y fue el puente en arco más largo del mundo en sus tiempos.

Puente de las Cadenas (Budapest, Hungría): Auténtico símbolo no solo de Budapest, sino de la infinidad de puentes que cruzan el río Danubio, el puente de las Cadenas se construyó a mediados del siglo XIX, tras muchas décadas de interconexión entre Buda y Pest por medio de un transbordador. Arquitectónicamente fue un ejemplo de innovación, ejemplarizado por un vano central de más de doscientos metros de longitud, hecho inusual para su época.

Backup 251

Puente Khaju (Isfahán, Irán): Obra del shah Abbas II a mediados del siglo XVII, el puente Khaju eleva sus dos pisos sobre las aguas del río Zayandeh. Presenta múltiples arcos y es uno de los más renombrados entre la treintena de puentes que ofrece la ciudad iraní de Isfahán. Cubierto de azulejos en el pasado, aún pueden verse los restos de la silla sobre la que el monarca se sentaba a ver la vida pasar desde su mirador privilegiado.

117

Puente de Piedra (Ratisbona, Alemania): Aguas arriba del puente de las Cadenas de Budapest, el denominado Puente de Piedra une las dos orillas del río Danubio en la ciudad germana de Ratisbona desde la segunda mitad del siglo XII. Curiosamente, cruzarlo fue la única manera de vadear el ancho río en la localidad durante más de ochocientos años. Tanta fue su influencia en el Medievo que sirvió de modelo para muchos otros puentes, entre ellos el anteriormente mencionado de Aviñón.

Puente Sant’Angelo (Roma, Italia): Vale, vale, que en Italia hay puentes mucho más famosos que éste, como el Ponte Vecchio de Florencia o el Rialto de Venecia. He visto ambos y me declaro admirador tanto de uno como de otro, pero tanto artística como, sobre todo, históricamente, mi favorito en Italia es el Ponte Sant’Angelo. Fue encargado por Adriano a mediados del siglo II como medio de acceso a su mausoleo y salva el río Tiber por medio de cinco arcos. Pocos puentes tienen tanto significado histórico y legendario como éste.

27520010

Puente sobre el río Kwai (Río Kwai, Tailandia): Mundialmente famoso debido a una película, el puente sobre el río Kwai se levanta sobre las aguas de este río no lejos de la ciudad tailandesa de Kanchanaburi. Fue construido por los japoneses durante la infausta Segunda Guerra Mundial, como parte de la línea de ferrocarril que unía Tailandia y Birmania. Poco después fue bombardeado por las fuerzas aliadas y parte de su estructura hubo de ser reconstruida tras la finalización de la contienda.

Puente del Intercambio (San Petersburgo, Rusia): Quizás menos conocido que otros en la maravillosa San Petersburgo, Birzhevoy Most o Puente del Intercambio es uno de los más históricos de la ciudad. Fue edificado a finales del siglo XIX y destaca por los pilares de granito que soportan su estructura. Mide unos doscientos cincuenta metros de longitud y ver elevarse su armazón por la noche para permitir el paso de los navíos por las aguas del río Neva es un espectáculo inigualable.

Ponte da Amizade (Macao, China): Conectando la península de Macao con la isla de Taipa, el denominado Puente de la Amistad se extiende a lo largo de unos cinco kilómetros sobre el estuario del río Zhujiang. Aunque fue construido hace tan solo unos veinte años, ya se ha quedado pequeño en el contexto de desarrollo desmesurado que vive China a pesar de ser el tercer puente que cubre una trayectoria similar.

Puente de Alcántara (Alcántara, España): Y si comenzábamos con el puente más artístico del que tenemos constancia, para terminar hemos dejado el más histórico en nuestra opinión. Unas pocas líneas no son suficientes para expresar lo que supone el puente de Alcántara, pero condensando la información diremos que fue construido sobre las aguas del río Tajo en época romana, a comienzos del siglo II. Tan impresionante resultaba en la época, que fue incluso venerado más que respetado por los árabes siglos más tarde. Aunque sufrió daños estructurales en diferentes guerras, nunca se vino abajo por completo y hoy día sigue haciendo verdadero el pronóstico de su constructor, que afirmó que su obra duraría lo que dure el mundo.

Podéis ver los quince puentes elegidos por Jordi aquí y los elegidos por Dani aquí.

Anuncios

9 pensamientos en “15 puentes donde no te llevará la corriente

  1. Pingback: 15 PUENTES FAMOSOS DEL MUNDO ENTERO. Visitando el mundo de puente en puente - MIL VIATGES

  2. Menuda selección de 5 estrellas! Me encanta el puente de Visegrad que, además, es obra de uno de los más grandes arquitectos e ingenieros de la historia, Sinan. Sin embargo, el de Móstar (que es el que yo conozco) “solamente” es obra de un discípulo suyo. De los que comentas, varios no tengo el placer de conocerlos. He estado en Oxford, pero no en Cambridge, por ejemplo.Y por desgracia, el de Alcántara deberá esperar, aunque estaré bien cerquiota de él pronto (pero creo que no podré llegar allí). A Ratisbona le tengo muchas ganas (con puente o sin puente). Y los de Hoian y Oporto estuvieron en mi lista inicial de 20 puentes y se cayeron al final. Desde luego, son muy bonitos y con estilos muy definidos. Hemos coincidido en 6, que no está nada mal. Y ha sido un placer colaborar contigo y con Dani y poner a prueba, sobretodo, la memoria!

    Me gusta

    • Pues yo el que no conozco es el de Mostar y me gustaría mucho poder verlo algún día. El de Visegrad es una maravilla, lo encontré de casualidad y me pareció uno de los puentes más icónicos que he tenido oportunidad de ver. También es en cierto modo un encuentro entre dos culturas, la ortodoxa serbia mayoritaria en la zona, aunque ahora sea parte de Bosnia, y la musulmana bosnia que fue su origen.El de Alcántara lo tienes que ver algún día, porque te sorprenderá, y en cuanto a Ratisbona, es una ciudad muy atractiva, con una catedral espectacular además del puente.

      Muchas gracias por tu comentario y, como siempre, un placer este nuevo reto. Vamos a por los de 2016.

      Me gusta

  3. Me encantan los puentes sean del tipo que sea, aunque sea un tronco sobre un río; ya en su momento escribí una entrada sobre los puentes que me gustaban más de los que conocía, coincidimos en algunos, otros de tu lista no los conozco y le tengo muchas ganas en especial al de Alcántara. Excelente selección. Un saludo

    Me gusta

    • Leí tu entrada sobre puentes favoritos en su momento y lo he vuelto a hacer últimamente. He visto la mayoría, salvo los de EEUU, y me parecen todos muy atractivos. Con los puentes siempre he tenido una relación de amor-odio. Por un lado me atraen, debido a su espectacularidad en unos casos y su interés histórico o artístico en otros; por otro, me repelen, debido a mi poca afición a la altura. Como le acabo de comentar a Jordi, creo que el de Alcántara te gustaría mucho, no puede dejar indiferente a nadie interesado en la Historia.

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Me gusta

  4. El puente japonés de Hoi An me ha parecido precioso!! Vaya difícil selección, escoger sólo 15 entre tantos es muy difícil. Tal como le he dicho a Dani, uno que me gusta mucho es el Puente Valentré de Cahors, posiblemente lo conozcas.

    Un abrazo

    Me gusta

    • No he visitado el puente de Cahors. Lo he buscado por la red y parece impresionante, me gustaría verlo algún día. El puente japonés de Hoi An es una maravilla por diversas razones. Aparte de su estética, puede presumir del templo taoista situado en su interior. A pesar del tifón que azotaba el lugar cuando lo visitamos, me pareció casi imprescindible.

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Me gusta

  5. Hola Floren,

    Muy buena selección. Esta vez sólo hemos coincidido en 1. No conozco la mayoría de puentes de tu listado, de los que me encantaría visitar el Puente japonés de Vietnam y por supuesto el Puente de Alcántara. Un abrazo.

    dani

    Me gusta

    • Paso a comentar tu lista en tu página en unos momentos. Grosso modo me parece espectacular y, como siempre, me has descubierto lugares hasta ahora desconocidos y que me gustaría poder visitar algún día. Pienso que el puente de Alcántara te gustaría mucho, como interesado en los aspectos históricos y artísticos de los lugares que visitas. Es una auténtica joya, muy poco valorada pero no por ello menos interesante. El de Hoi An es completamente diferente, pero no por ello menos interesante.

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s