Inicio » Asia » Lenta e inexorable agonía

Lenta e inexorable agonía

img995

Cualquier vuelo con destino Maldivas es de ésos en los que sentarse junto a la ventanilla es una apuesta ganadora. De casualidad, tuve ocasión de comprobarlo cuando el avión que me transportaba hasta allí desde Sri Lanka comenzó su descenso. Cientos de puntos verdes salpicaban la azul superficie del Océano Índico. Los menos, de forma alargada, dando forma al atolón. Los más, de superficie redondeada, dispersos en medio de la laguna interior contenida en él. Todos, parte constituyente de un estado que a no tardar mucho dejará de serlo.

img021

Si a los países les dieran premios, como a las películas, Maldivas coparía buena parte de las distinciones. Premio al país más pequeño de Asia. Premio al estado islámico con menos habitantes. Premio a la ciudad con mayor número de habitantes por kilómetro cuadrado. Premio al estado asiático menos poblado. Premio al país musulmán de menor tamaño. Premio a la nación cuyo Producto Interior Bruto depende en mayor medida del turismo. Y, last but not least, premio al país del mundo cuya cota más elevada alcanza una menor altura. Última distinción ésta que, en los tiempos que corren, tiene toda la pinta de ser letal.

img998

Efectivamente, el punto más alto de Maldivas alcanza tan solo dos metros y treinta centímetros sobre las aguas de un mar cuyo nivel no cesa en su lenta pero constante subida. Centímetro a centímetro, la ya de por sí escasa superficie terrestre del país pierde terreno ante el inexorable avance del Índico. Se da la trágica paradoja de que es su tan característica fisonomía, ésa que convierte en única a esta nación, la que está a punto de provocar su perdición. Y lo peor de todo es que no hay remedio posible contra enfermedad tan grave, nada ni nadie puede detener un fenómeno que llevará a Maldivas a una muerte segura en pocas décadas.

img996

Desde que el actual gobierno del país accedió al poder se han intentado tomar medidas para ver si era posible salvar al enfermo. Fundamentalmente, se construyeron diques en lugares estratégicos para procurar contener el avance del agua. Son estos espigones evidentes en Male’, donde se concentra la mayor parte de la población de Maldivas. Allí, tradicionalmente se intentó ganar terreno al mar de manera artificial para minimizar la sobrepoblación que sufría. Vana tentativa en todo caso, pues aunque quizás logre prolongar algo la existencia de algunas de las más de mil islas que componen este pequeño estado, nunca podrá asegurar su supervivencia.

img019

Conocedores de su fatal destino, los vigentes gobernantes de la nación han optado finalmente por dedicar parte de los enormes beneficios generados por el turismo a adquirir tierras más seguras, aunque sea lejos de ésas que los vieron nacer. De manera que, cuando el nivel del agua sea ya tan elevado que no deje espacio para subsistir a los futuros habitantes del estado, puedan éstos trasladarse a lugares aún por determinar, donde deberán comenzar una nueva vida alejados de sus orígenes. Tan solo quedará entonces firmar el certificado de defunción por ahogamiento de un país singular. Al menos, la lenta e inexorable agonía de Maldivas habrá llegado a su fin.

Anuncios

4 pensamientos en “Lenta e inexorable agonía

    • Creo que Maldivas está bien para pasar allí unos pocos días, no más, salvo que te guste mucho la playa. Lo cual no es mi caso, pero me da pena que un sitio tan bello, que sin duda lo es, vaya a desaparecer a medio plazo. A ver si cambian las tornas y puede controlarse el calentamiento global, pero me da que para estas islas ya es demasiado tarde.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

  1. Pues vamos a tener que plantearnos un viajito a Maldivas, eso sí, pondremos la hucha porque tengo entendido que es difícil que no te cueste una pasta gansa aun huyendo de los megaresorts de lujo. Muy buena entrada, no sabía muchas de las cosas que nos has contado. Un saludito.

    Me gusta

    • Tengo entendido que los vuelos ahora son bastante baratos. Aunque también es cierto que allí estás bastante aislado y eso los hoteles lo aprovechan, con lo que la comida es carísima. Un dato más: es el único lugar que he visitado donde la cerveza es más barata que el agua. 🙂

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s