Inicio » Europa » Robando riberas

Robando riberas

Bristol_02

A pesar de que para el viajero su papel suele limitarse a ser puerta de entrada a lugares cercanos como Bath o Stonehenge, la ciudad de Bristol presenta suficientes atractivos como para merecer una visita por sí misma. Situada cerca de la desembocadura del río Avon en el estuario del río Severn, se trata de un importante centro tanto universitario como comercial y cultural, que con el tiempo ha ido evolucionando hasta convertirse en la ciudad más populosa del sur de Inglaterra. Carente de esa simetría y encanto tan habituales en muchas villas británicas, Bristol guarda en su interior diversos lugares de interés, que asoman a los ojos del visitante que se toma la molestia de escarbar en su superficie, quizás un tanto monótona pero bajo la cual se conservan celosamente algunos de los tesoros arquitectónicos de las islas.

Bristol_04

Etimológicamente, el término Bristol deriva de la palabra brigstowe, que en inglés antiguo viene a significar lugar en el puente. Fundada hace aproximadamente un milenio, se desconoce el lugar exacto donde estuvo situada la pasarela a la que hace referencia su nombre. Pero no cabe duda de que el puente es un elemento vital para esta ciudad, tradicionalmente sometida a los cambios de ciclo que producían las mareas sobre el caudal del río Avon a su paso por la misma. El problema fue solventado en el siglo XIX con la instalación de unas dársenas, que consiguieron mantener constante el ciclo del río en todo momento, y desde entonces este lugar es conocido como puerto flotante. Con el paso del tiempo, el transporte marítimo que llegaba hasta aquí se trasladó a las afueras de la población, quedando esta zona dedicada a fines comerciales y de ocio.

Bristol_01

Esa falta de uniformidad que presenta Bristol en comparación con otras localidades vecinas podría explicarse teniendo en cuenta los terribles ataques sufridos por la ciudad durante la II Guerra Mundial. Se calcula que unos cien mil edificios resultaron afectados y buena parte de ellos destruidos, bien durante los bombardeos o bien posteriormente debido a los graves daños estructurales que presentaban. Entre las edificaciones seriamente dañadas se encuentra Saint Peter’s Church, construcción medieval que pasa por ser el templo más antiguo de la villa y que en la actualidad se mantiene en ruinas como monumento a las víctimas locales de la contienda. Está situada en Castle Park, una de las bien cuidadas zonas verdes de Bristol, al igual que la vecina Saint Mary le Port Church, de la que solo se mantiene en pie su torre tras el mismo conflicto.

Bristol_03

Por suerte, no todas las construcciones religiosas de la localidad sufrieron daños durante los ominosos bombardeos de la Lutwaffe y diversos ejemplos de interés se mantuvieron incólumes. El más destacado de ellos es seguramente Bristol Cathedral, grandioso templo gótico cuya construcción dio inicio en el siglo XII, aunque no llegó a completarse del todo hasta el siglo XIX. Es de destacar el rosetón que presenta su parte frontal, elemento nada común en los templos anglicanos británicos. Todavía más impresionante me pareció Saint Mary Redcliffe Church, espectacular ejemplo de arquitectura gótica del siglo XIII cuya aguja se eleva hasta noventa metros, hecho que la convierte en el punto culminante de la ciudad.

Bristol_05

Población famosa en el Reino Unido por sus manifestaciones artísticas, las calles de Bristol conservan numerosas obras del misterioso Banksy, probablemente el único graffitero que ha llegado a alcanzar unánimemente la categoría de artista. Aunque su identidad es un secreto que la opinión pública todavía no ha conseguido desvelar, se especula con que su nombre real sea Robin y que, dadas sus conocidas ideas antisistema, en sus inicios se hiciera llamar Robin Banks, palabras que en el idioma local suenan igual que robbing banks, literalmente robando bancos. Puede que esa interpretación del apelativo de Banksy sea la correcta, pero no me extrañaría nada que se hubiera autodenominado así como homenaje a esas riberas, también banks en inglés, tan abundantes e inspiradoras de su Bristol natal.

Anuncios

2 pensamientos en “Robando riberas

  1. Una ciudad bastante interesante, desde luego. Nosotros la utilizamos como base (incluso Cardiff está muy cerca) de manera que dormimos allí 5 días. Por las tardes, la podíamos pasear y era muy agradable, sobretodo la zona de los docks que está muy acondicionada. No se que reina británica dijo de Saint Mary Redcliffe, era la iglesia gótica más bella del mundo. Exageró un poquito, claro. Tampoco es Reims… Quizá sea la ciudad no marítima donde más he oído el sonido de las gaviotas.
    Un saludo!

    Me gusta

    • Bueno, los ingleses son muy suyos y jamás admitirán que algo francés pueda superarlos. Al contrario también pasa, por cierto.

      Justamente, hicimos lo mismo que vosotros. Usamos Bristol como base para ir a Stonehenge, Bath e incluso Cardiff, y dábamos una vuelta por la ciudad al atardecer. También el último día lo tuvimos casi completo para dedicarlo a Bristol. Me gustó mucho más de lo que esperaba, la verdad.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s