Inicio » Varios » Reflexiones » Soñar no cuesta nada: Europa

Soñar no cuesta nada: Europa

Llega un nuevo diecinueve de mayo y con él una ración más de esos instantes efímeros, esas ideas azarosas que conocemos como sueños. Sueños infantiles, que se repiten una y otra vez con el paso del tiempo. Sueños olvidados en algún cajón de la memoria, que un destello hace revivir. Sueños irrealizables, que ese vago concepto llamado esperanza impide que se difuminen para siempre entre los recovecos de la imaginación. Quizás sueños posibles, que algún día perderán su intangibilidad y alcanzarán una nueva dimensión pasando a convertirse en experiencias.

Hace justamente un año desnudaba mi alma viajera escribiendo sobre lugares que sueño con visitar algún día en España. Hoy vuelvo a las andadas, dando un paso más al hacer lo propio con sitios a los que me gustaría llegar en Europa. Mi conocimiento del continente europeo es considerable, o al menos eso creo. He tenido ocasión de pisar los cuarenta y tres estados miembros de Naciones Unidas que existen actualmente en el viejo continente, más uno, el Vaticano, que esa misma organización define como estado observador. También algún otro como Gibraltar que mantiene un estatus difuso. Mis muchos detractores dirán, como habitualmente, que soy tan solo un coleccionista de países pero deberían darse cuenta de que no todos somos poseedores de esa varita mágica que te permite pasar de simple turista a viajero que inspira, como lo son ellos.

Ironías aparte y aplicando una condición algebraica, mi conocimiento de Europa es necesario pero no suficiente. La lista de lugares que me restan por visitar en el continente europeo es casi tan grande como el ego de algún gurú viajero y, por consiguiente, imposible de completar. Creo que me conformaría con ver los que tenéis abajo y si se da la posibilidad, cada vez más lejana, de que lo consiga algún día subiré aquí sus imágenes junto a una breve reseña de la fecha en que el objetivo fue cumplido.

Delta del Danubio (Rumanía): Desde la primera vez que las visité, hace ya veintitrés primaveras, he vuelto por tierras rumanas aproximadamente en una treintena de ocasiones. Aún así, no considero que tenga un conocimiento exhaustivo de este país y creo que necesitaría varios viajes más para ver todo lo que me gustaría. En mi lista de pendientes ocupa un lugar destacado el delta del Danubio, uno de los espacios naturales más interesantes de Europa.

Bretaña (Francia): Entre las diferentes zonas de Francia que me faltan por conocer, una de las que me resultan más atractivas a priori es la Bretaña. Sus pueblos, sus fortalezas, su naturaleza agreste y, especialmente, sus numerosas muestras de megalitismo, expresiones de un vívido pasado, seguro que no me dejarían indiferente en caso de poder llegar hasta ellos, hecho que espero llegará a suceder algún día.

Lofoten (Noruega): Mi interés por este archipiélago comenzó a despertarse hace más de veinte años, cuando un conocido fue hasta allí en moto y al volver me comentó que, junto con Guatemala, era el lugar más hermoso que había visto en su vida. No cabe duda de que Noruega es un país de naturaleza espectacular, pero estas islas ocupan sin duda un lugar destacado en la fotogenia local.

Istria (Croacia): Curiosa península con forma de punta de lanza que se clava en el Adriático, Istria está dividida entre Croacia, Eslovenia e Italia, que mantiene una pequeña porción de la misma. Los puntos de mayor interés parecen estar en territorio croata, destacando al anfiteatro romano de Pula, la Basílica Eufrásica de Poreč y la encantadora población de Rovinj, motivos suficientes para visitarla cuanto antes.

Islas Feroe (Dinamarca): Archipiélago perdido en el mar del Norte, a mitad de camino entre el sur de Noruega e Islandia, las Islas Feroe destacan por su naturaleza abrupta y sus costas recortadas, con numerosos entrantes y salientes. Con mi poco apego a las alturas no sé si me encontraría muy a gusto en ellas, pero desde muy niño me he sentido atraído por este lugar, uno de los pocos paraísos que quedan en Europa.

Belfast (Reino Unido): Tras visitar, con mayor o menor profundidad, Inglaterra, Gales y Escocia, espero tener algún día ocasión de conocer Irlanda del Norte. Al aliciente de formar parte de una isla que me atrae mucho tanto cultural como paisajísticamente, se añade el hecho de contar con una ciudad como Belfast, de interesante pasado tanto lejano como, sobre todo, reciente.

Kosovo: Para algunos, estado; para otros, país; para los menos, región autonómica serbia; para mí, una espina clavada. Hace unos años intenté entrar en Kosovo desde Serbia con la intención de visitar el monasterio de Dečani, pero el conflicto que enfrentó a ambos pueblos estaba todavía abierto, por lo que no tuve más remedio que renunciar. Desde entonces, mis ganas de conocer este lugar, especialmente sus monasterios ortodoxos, han ido en constante aumento.

Sicilia (Italia): Probablemente en cabeza de mi larga lista de destinos pendientes en Europa. Sicilia me ha atraído desde siempre, por sus edificaciones helenísticas especialmente. Pero esta isla de considerable tamaño, a la que parece que la península italiana le está dando un puntapié, destaca también por sus valores naturales y culturales, además de presumir de personalidad propia dentro de Italia.

Nesebar (Bulgaria): Emplazada en lo que antiguamente fue una isla y hoy día una pequeña península que se interna sin complejos en el mar Negro, Nesebar es una pequeña ciudad de larga historia. Posiblemente se dispute con la localidad macedonia de Ohrid el título de mayor número de iglesias per capita del mundo, pues llegó a tener decenas de ellas aunque en la actualidad la inmensa mayoría no están abiertas al culto.

Treveris (Alemania): Aunque conozco Alemania, especialmente Baviera, con cierta profundidad, me ha resultado muy difícil elegir tan solo un lugar que me gustaría visitar en este estado. Después de muchas dudas, la elegida ha sido la población de Treveris, que está considerada la ciudad alemana más antigua. No solo destacan en ella monumentos romanos tan excepcionales como la famosa Porta Nigra, sino que su catedral, también la iglesia más antigua de Alemania, y las pintorescas construcciones del centro histórico merecen una detallada visita.

Corfú (Grecia): A lo largo de mi vida viajera he tenido la oportunidad de pisar unas ocho o diez islas que en la actualidad pertenecen a Grecia. Si tuviera que seleccionar una sola entre el resto, obviaría algunas tan famosas como Santorini y Mýkonos para decantarme por la menos conocida Kérkyra. Perfecta fusión entre leyenda, historia, naturaleza y gastronomía, Corfú ofrece todo lo que necesito para disfrutar de un lugar.

Kiev (Ucrania): Anteriormente afirmé que he visitado todos los estados de Europa, pero no ocurre lo mismo con sus capitales. Salvo error u omisión, no he estado aún en Sarajevo, Ljubljana, Skopje, Podgorica y Kiev. Entre todas ellas, la que ocupa un lugar prioritario en mi lista es esta última, hermosa ciudad de enorme importancia histórica y cultural situada a orillas del río Dnieper.

Laponia finlandesa (Finlandia): Laponia es una enorme región geográfica situada por encima del Círculo Polar Ártico y repartida entre los estados de Noruega, Suecia, Rusia y Finlandia. Particularmente, desde siempre la he asociado a este último país, quizás porque sus habitantes, los sami, tienen un origen y una lengua similar al resto de los finlandeses. Por otra parte, no importa demasiado, mi intención es la de llegar hasta allí algún día.

Derbent (Rusia): Ciudad tan interesante como poco conocida, Derbent pertenece a la república de Daguestán y es la población más meridional de Rusia. Emplazada en una estratégica posición al borde del Caspio y ya en las estribaciones del Cáucaso, destaca por su ciudadela, que fue construida por los sasánidas en el siglo VI y se ha preservado de forma excepcional hasta nuestros días.

Azores (Portugal): Al igual que sucede con las Canarias y Madeira, geográficamente las Azores no forman parte de Europa sino de África, pero los lazos que las unen culturalmente con el viejo continente son ya imposibles de cortar. Archipiélago compuesto por nueve islas de origen volcánico y aislado en medio del Océano Atlántico, constituyen un reducto de biodiversidad que nos fue legado a los europeos y, como tal, me gustaría conocer y proteger.

Anuncios

13 pensamientos en “Soñar no cuesta nada: Europa

  1. Hola Florencio.

    Muy buena lista, espero que puedas cumplir todos esos sueños en el futuro. 🙂

    Cuando vayas a Bretaña, te recomiendo dedicar un par de días a sus calvarios monumentales, en especial a los de Tronoën, Plougastel-Daoulas, Pleyben, Guimiliau, Plougonven y Saint-Thégonnec. Para mí fueron imprescindibles para conocer la cultura de esta región y la mayoría de los que la visitan los pasan por alto.

    En Irlanda del Norte no dejes de ir a ver las gigantescas grúas del puerto de Belfast y de recorrer toda la costa en coche desde Derry hasta Downpatrick. De los mejores viajes que he hecho nunca…

    El resto no lo conozco, pero planeo ir a las Azores el próximo año (al menos a Sao Miguel y a Terceira), que hay vuelos desde Oporto a 60€ 🙂

    ¡Saludos!
    Joaquín

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu detallado comentario, Joaquín.

      Te agradezco tus consejos sobre Bretaña porque desconocía esos calvarios monumentales de los que hablas. Mi mayor interés en esta zona de Francia es el megalitismo, al que soy muy aficionado, y también alguna que otra fortificación interesante. Pero he buscado alguno de esos lugares que mencionas, como Plougonven, por ejemplo, y tiene una pinta excelente, tanto el calvario como la iglesia. Cuando vaya, no dudaré en ir a ver alguno de ellos.

      En Irlanda del Norte mi mayor interés es Belfast y la Calzada del Gigante, un lugar que me resulta muy atractivo desde niño. También me gustaría hablar con la gente y entender mejor las raíces del conflicto que los enfrentó y que estoy seguro sigue aún latente.

      Azores está barato ahora, sí. Las dos islas que mencionas son las que precisamente me parecen más interesantes a priori, aunque también me gustaría ver alguna otra para ver el contraste entre ellas. Así lo hice en Cabo Verde, que en principio me parece un archipiélago del mismo estilo.

      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Muy buena lista. Estoy de acuerdo contigo sobretodo con Corfú (le tengo muchas ganas), Noruega (el norte me llama). Puedo hablarte de Sicilia que es la que conozco, solo decirte que te faltaran días porque tiene muchísimo que ofrecer.
    Tomo nota de tus otros sueños, principalmente de Europa del Este que no la conozco.
    Un saludo y a seguir soñando.

    Me gusta

    • Sí, creo que Sicilia es un viaje para tomárselo con calma. No le había prestado toda la atención que merece a esta isla, pero últimamente estoy descubriendo sitios en ella que me llaman mucho la atención. Especialmente los sitios arqueológicos, pero no solo, también me he dado cuenta de que tiene poblaciones muy atractivas.

      Cuando vayas por Europa del Este, especialmente si es por Rumanía, no dudes en preguntarme. Conozco bastante bien la zona dentro de lo que cabe.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  3. Interesante, como siempre. Nombras un par de sitios de los que no tenía ni idea, Derbent y Nesebar, ya he aprendindo algo más hoy 😉 … Me encanta que pongas en tu lista de pendientes la Bretaña. Es un lugar muy, muy recomendable…La zona de Carnac, con sus dólmenes y menhires, a buen seguro será de tu agrado! Tengo unos recuerdos tan, tan bonitos del recorrido que hice que es un viaje que no me canso de recomendar a todo el mundo.
    Y por cierto, que este año que estrenas hoy sea fructífero, estupendo y maravilloso en todos los sentidos…

    Me gusta

    • Los alineamientos de Carnac son una obligación. He leído tanto sobre ellos y visto tantas fotos que no dejo de esperar el día en que pueda visitarlos yo mismo. Aunque en cuanto a megalitismo, Bretaña es mucho más. Por ejemplo allí está el menhir más grande del mundo, un monstruo de más de 20 metros de altura y superando las 300 toneladas de peso, aunque se encuentra actualmente partido y en el suelo.

      De Nesebar he oído hablar mucho y alguna vez he estado tentado de ir. No es difícil llegar desde la costa rumana del mar Negro. Derbent ya son palabras mayores, porque está en un sitio bastante remoto y no muy bien comunicado, pero vi unas fotos de la ciudadela y me gustaron mucho.

      Muchas gracias por tus deseos y un fuerte abrazo.

      Me gusta

  4. Una lista muy interesante. De entre los sitios que mencionas solo conozco Treveris (Trier) que me parecio preciosa y un poco de Sicilia, aunque no he explorado la isla como se merece.

    Un consejo: cuando vayas hasta Sicilia deja almenos 3-4 dias para ir a las maravillosas Islas Eolias (o Eolicas), PdH de la UNESCO y un sitio para perderse sobre todo en junio o septiembre cuando hay menos gente y el tiempo es perfecto.

    Un abrazo

    Me gusta

    • Trier es una ciudad que tengo entre ceja y ceja desde hace mucho tiempo y por diversas razones se me resiste. La veo factible a medio plazo de todas formas.

      A Sicilia le tengo muchas ganas también, aunque con todo lo que estoy descubriendo, creo que necesitaría un mes por lo menos. Muchas gracias por tu recomendación sobre las islas Eolias. Tan solo había oído hablar de Stromboli y de Lipari, pero me gustó mucho lo que vi en tu blog hace un tiempo. Habrá que ir a verlas también.

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Me gusta

  5. A Belfast voy a tener la suerte de ir en noviembre,una ciudad de la que me han hablado maravillas. El resto para variar no lo conozco y te confieso que a Rumania le tengo muchísimas ganas. Besotes.

    Me gusta

    • Me alegra que vayas a Belfast y supongo que os acercaréis a la Calzada del Gigante, creo que son lugares que os gustarán. Ya me contarás.

      Rumanía es un país muy atractivo, poco masificado, especialmente fuera de ciertas zonas, y todavía bastante barato, al menos para los extranjeros. Cuando te decidas a ir, pregunta, puedo recomendarte algún que otro sitio. Y si coincidimos por allí, mejor aún. 🙂

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Me gusta

  6. Al contrario que tú, mi desconocimiento de Europa es casi absoluto, no conozco ni uno solo de los lugares que mencionas, aunque a Istria, como ya sabes, iré este verano, así que podré darte información si la necesitas, a pesar de que tú te las apañas muy bien solito, jeje.

    Buen post, amigo. Y ya que conoces prácticamente Europa en su totalidad, a ver si un día te animas y nos haces una lista de aquellos lugares que uno no debería perderse en Europa.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Bueno, tú conoces África y otros lugares mucho mejor que yo. 🙂 De hecho, creo que tu opción de empezar viajando por sitios más lejanos y luego irte aproximando a los más cercanos es mucho mejor que la mía, que ha sido un poco al contrario.

      No dudes de que te preguntaré sobre Istria cuando vuelvas, jeje. Escribí una vez una lista que quizás responda a tu petición, te la dejo a ver que te parece.

      100 lugares que hay que ver en Europa

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Me gusta

  7. Pingback: Soñar no cuesta nada: Asia | fmanega por el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s