Inicio » Favoritos » 13 localidades de genuino sabor mediterráneo

13 localidades de genuino sabor mediterráneo

Lamento ser tan radical en mis afirmaciones, pero en mi opinión el mar Mediterráneo es el auténtico ombligo del mundo. Una vez escupidas las palabras, procedamos a intentar justificarlas. Con una superficie de unos dos millones y medio de kilómetros cuadrados, se trata del segundo mar interior más grande del Planeta Tierra. Desde tiempos inmemoriales, las aguas de este mar mítico han contribuido al desarrollo de las más importantes civilizaciones humanas. Entre ellas cabe mencionar a la fenicia, la griega y la romana, pero es de justicia destacar su enorme contribución al despliegue del cristianismo, del Islam y del judaísmo.

En la actualidad, bañan las aguas mediterráneas un total de veintiún estados, además de tres territorios sin un estatus determinado. Me atrevería a afirmar que todos ellos no hubieran llegado a ser lo que ahora son sin la presencia imperturbable de este mar, cuya aura inmensa ha regido los destinos de la gente que en sus orillas habita desde mucho tiempo atrás. Esta afirmación viene refrendada por el hecho de ser el Mediterráneo un lugar pleno de biodiversidad, con una variedad de endemismos que ha contribuido sin duda a un hermanamiento de la naturaleza con el ser humano, dando lugar a la plena integración de éste en su entorno.

Ejemplos de ello hay muchos, casi tantos como asentamientos a lo largo de sus miles de kilómetros de orillas o incluso desplazándonse hacia el interior. Aquí tenéis algunos de ellos que hemos apreciado especialmente, limitándonos a uno solo por estado para no repetirnos en exceso. En todo caso, si seguís leyendo, quizás coincidiréis conmigo en que se trata de localidades que desprenden un inequívoco aroma mediterráneo.

Portovenere (Italia): Localizada en el denominado golfo de la Spezia, Portovenere debe su nombre a la posible existencia de un templo dedicado a Venus en el acantilado donde se sitúa la iglesia de San Pedro en la actualidad. Además de ésta, existen numerosos lugares de interés en esta tranquila localidad asomada al mar de Liguria, que se aproxima a las aguas mediterráneas con complacencia a la vez que con una enorme determinación.

Sidi Bou Saïd (Túnez): Denominada de esta manera debido a una figura religiosa que habitó en ella, Sidi Bou Saïd es una población cuyas viviendas blancas y azules se integran a la perfección con el trasfondo marino. Numerosos e importantes artistas del siglo XX residieron en este lugar, entre los que destacan Paul Klee y André Gide, que incluso tuvo aquí una residencia permanente. La estampa diseñada por Rodolphe d’Erlanger hace ahora aproximadamente un siglo ha marcado a esta pequeña localidad para siempre.

Trogir (Croacia): Tan mediterránea resulta la población de Trogir que su centro histórico fue construido sobre una isla, situada a la vez entre la costa y la inmediata isla de Ciovo. Posiblemente la razón para tan complejo diseño vino dada por un componente de protección, al tener posibilidad de defensa tanto de ataques procedentes de tierra como de los provenientes del mar. Sea como fuere, esta localidad croata es una auténtica joya medieval con numerosos puntos de interés.

Villefranche-sur-Mer (Francia): Entre las numerosas poblaciones costeras situadas en la Provenza, quizás la que destila un aroma más marinero sea Villefranche-sur-Mer. Está situada en una de las bahías más profundas del Mediterráneo, tanto que en ella pueden atracar buques de gran calado. Tan extraordinario puerto natural ha atraído a numerosas civilizaciones, desde la griega y la romana hasta la occidental, que lo ha venido usando con diversos fines. Últimamente como destino turístico, aunque la villa no ha perdido un ápice de su encanto.

Marsaxlokk (Malta): Pueblo de pescadores situado al sureste de Malta, Marsaxlokk lleva impreso su destino de forma indeleble en su denominación. Significa ésta algo así como puerto del sureste y dan fe de ella los numerosos luzzu, embarcación tradicional maltesa de origen fenicio decorada con vivos colores, que se acumulan en su bahía. Resulta difícil encontrar, no solo en Malta, un lugar más genuinamente mediterráneo que éste.

Neum (Bosnia-Herzegovina): Los antecedentes de Neum se remontan bastante atrás en el tiempo. Concretamente al penúltimo año del siglo XVII, cuando se firmó un tratado por el cual se separó la república de Ragusa de su vecina república de Venecia mediante la cesión de una franja de veinte kilómetros de ancho al imperio otomano. Con el paso del tiempo este lugar pasó a formar parte del estado independiente Bosnia-Herzegovina y, a pesar de constituir un claro anacronismo, mantiene un espíritu de firme voluntad mediterránea.

Sidón (Líbano): De origen fenicio, Sidón es la tercera población por número de habitantes en el Líbano. Desde siempre ha sido una localidad que ha vivido de cara al mar y aún hoy día su denominación coincide con la palabra árabe que significa pesca. Su importancia histórica es ineludible y ha dado buenas muestras de estar habitada desde tiempos inmemoriales. Conserva un castillo construido por los cruzados en la primera mitad del siglo XIII.

Kakopetria (Chipre): Debido a su situación en las montañas del interior de Chipre, Kakopetria quizás no debería aparecer en esta lista. O sí, porque se trata de una población eminentemente agrícola donde se producen gran variedad de frutas, hortalizas y un vino excelente. Sus habitantes presumen pues de esa magnífica dieta mediterránea de la que tanto se habla y tan pocos ponen en práctica. Te convenza o no esta gastronomía, te recomiendo pasar por allí si tus pasos se dirigen a la isla chipriota, seguro que no te va a decepcionar.

La Condamine (Mónaco): Que Mónaco es un estado mediterráneo al cien por cien no creo que nadie lo ponga en duda. Que buena parte de sus habitantes siguen un tipo de vida importada de más al norte, tampoco. Que en sus calles se respira un aroma marinero y no carente de tipismo es evidente. Si os dais una vuelta por el distrito de La Condamine, especialmente en las inmediaciones del puerto de Hércules, sabréis de lo que hablo.

Tel Aviv (Israel): A pesar de sus especiales connotaciones, la denominada colina de la primavera es una ciudad puramente mediterránea. Fue fundada hace apenas un siglo y desde entonces no ha hecho sino desarrollarse, hasta llegar a engullir a la vecina Yafo, en cuyas inmediaciones fue creada. Su paseo marítimo y sus excelentes playas marcan de manera indeleble el carácter de esta población, también conocida como ciudad blanca por su alta concentración de edificios modernistas de ese color.

Binibeca Vell (España): Pero para blanca, Binibeca Vell. Tranquilo pueblo, anteriormente de pescadores, se encuentra situado en el municipio menorquín de San Luis y forma parte de una entidad mayor, denominada Binibeca Nou. Fue construida junto a una pequeña cala hace aproximadamente medio siglo y entre las muchas poblaciones con aroma mediterráneo existentes en España, en mi opinión es la que ofrece rasgos de tipismo más acentuados. Al menos, entre las que he visitado hasta la fecha.

Budva (Montenegro): Habitualmente ensombrecida por su vecina Kotor, Budva suele pasar desapercibida para muchos turistas, excepto para aquellos que buscan sol y playa. Sus arenales son los más cotizados de Montenegro y en su parte nueva abundan los ejemplos de característica arquitectura mediterránea. Particularmente, prefiero la tranquilidad que ofrece su ciudad vieja, donde, tras los muros de su ciudadela, se puede respirar la larga historia que desprende esta población típicamente veneciana.

Hydra (Grecia): No cabe duda alguna de que los designios de Grecia han estado unidos al Mare Nostrum desde hace milenios. No es de extrañar, por consiguiente, que en la costa del país heleno abunden por doquier los ejemplos de localidades genuinamente marineras. Entre ellas destaca Hydra, única población existente en la isla homónima. Si vagando por sus calles, en las que no están permitidos los vehículos salvo el camión de la basura, no sentís ese característico aroma mezcla de mar, de aceite, de historia, de frutas, de vino y de libertad, no lo haréis en ningún sitio. Pura esencia mediterránea en recipiente pequeño.

Anuncios

3 pensamientos en “13 localidades de genuino sabor mediterráneo

    • A mí también me gustó mucho esa ciudad. Si consigues evadirte un poco de la situación política me parece un destino excelente, tanto culturalmente como para los que prefieren la playa. Con un ambiente muy mediterráneo además.

      Muchas gracias por tu comentario y un saludo.

      Me gusta

  1. Pingback: 13 localidades de genuino sabor mediterráneo — fmanega por el mundo – OnTravel.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s