Inicio » África » Belleza a borbotones

Belleza a borbotones

A pesar de sus escasos diez kilómetros cuadrados de superficie, La Digue es la cuarta isla en extensión entre las que albergan población estable en Seychelles. Habitantes que, en este caso, superan por poco los dos mil y se dedicaban fundamentalmente a la producción de copra y vainilla antes de la llegada del turismo. Aunque existen unos pocos utilitarios, el número de vehículos a motor es escaso y el medio de transporte más utilizado en esta isla diminuta sigue siendo la bicicleta o unos pintorescos carros tirados por bueyes. Tan minúsculas proporciones son suficientes para presumir de fabulosas playas en la zona costera y albergar en el interior la Reserva Natural Veuve, donde existen algunos endemismos como el raro monarca-colilargo de Seychelles, que apenas llega al centenar de ejemplares.

De entre los temas de conversación más habituales que suelen suscitarse entre los viajeros, uno de los más tópicos es el relativo a las playas y donde se encuentran los arenales más paradisiacos del mundo. Tengo que decir que no soy precisamente un amante de pasar demasiado tiempo en estos lugares, de hecho la sola idea de estar durante horas achicharrándome bajo un sol de justicia me produce poco menos que urticaria. Pero también debo admitir que las playas me interesan por lo que tienen de plasticidad en sí mismas, para disfrutar de la belleza de una puesta de sol o simplemente dejar transcurrir unos minutos relajándome con el murmullo de las olas rompiendo contra la arena.

A lo largo de mi vida he visitado muchas playas en numerosos mares y océanos repartidos por diferentes puntos del globo terráqueo. De las islas griegas a sus homónimas polinesias. De atolones en el Índico a la costa con frecuencia nevada del Báltico. Las deseadas islas del Caribe o las desconocidas playas de arena blanca del Golfo Pérsico. Y aunque en casi todas ellas he encontrado momentos para el disfrute, si tuviera que elegir creo que me decantaría por algunas bañadas por las aguas del Océano Índico. Quizás sea por los buenos momentos vividos en ellas, pero en general me parecen de una belleza plástica superior a las frecuentemente sobrevaloradas playas del Caribe o incluso a las que se ven en las archifamosas islas del Pacífico Sur, aunque esto sea mucho decir.

Cuando decidí viajar a Seychelles, mi objetivo número uno era el de pasar al menos un día en La Digue. Había leído maravillas sobre esta isla, donde apenas había coches y cuyas playas, dotadas de una combinación de finísima arena blanca, exuberante vegetación tropical, transparentes aguas azul turquesa y multitud de bloques de granito sobre la arena que les daban un toque especial, eran únicas en el mundo. Quedarse allí por un tiempo más prolongado es difícil salvo que tu situación pecuniaria sea excelente, algo que no era mi caso, y sus reducidas dimensiones ayudan a que los viajeros de ajustado presupuesto puedan hacerse al menos una idea de lo que esta isla diminuta representa. Así que nos establecimos en Mahé y nos desplazamos hasta ella en ferry.

Al llegar al puerto de La Passe me sorprendió la tranquilidad que reina en la isla. A pesar de que no es ni mucho menos un lugar desconocido para el turismo, el respeto el entorno por parte de los lugareños y los aún escasos visitantes que hasta ella llegan hacen de La Digue un lugar donde la calma se respira. Nos dirigimos hacia Union State, una antigua plantación de copra donde aún queda un antiguo molino y pueden verse unas cuantas tortugas gigantes de Aldabra, especie endémica de este archipiélago. Pero el plato fuerte llegó cuando nos encaminamos hacia Anse Source d’Argent, playa donde el reflejo de la luz sobre el granito le da a la piedra una especial tonalidad rosácea. Desconozco si se ha convertido en una fuente de dinero, como su denominación francesa indica, pero sé que desprende belleza a borbotones en todas sus facetas. Si tras visitarla vuestros amigos viajeros os preguntan por la mejor playa del mundo, no me cabe duda alguna de que os decidiríais por ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s