Inicio » Favoritos » 12 edificios contemporáneos nada extemporáneos

12 edificios contemporáneos nada extemporáneos

Confieso que he pecado. He pasado casi toda mi vida concentrado en la arquitectura clásica, despreciando todo lo que olía a moderno hasta que hace unos años me convencí de que en cierta manera había estado perdiendo el tiempo. No porque los conceptos arquitectónicos tradicionales no fueran merecedores de mi atención, que lo eran de sobra, sino porque los contemporáneos no resultaban tan simplistas y carentes de atractivo como yo los había considerado. Así que, desde que sufrí aquella especie de iluminación, me apliqué en la tarea de intentar recuperar el tiempo perdido y tratar de ver el mayor número posible de representantes de las nuevas tendencias arquitectónicas.

¿Por qué he escrito el término moderno en cursiva en el párrafo anterior? Pues porque en realidad no me refería a lo que se llama moderno, que no modernista, en términos arquitectónicos. La terminología en este ámbito está bastante liada y lo que se considera moderno fue producido en general antes que lo modernista y también que lo posmoderno, que es como los expertos suelen referirse a la arquitectura contemporánea. Para centrarnos un poco en el periodo que cubren las obras que mencionaremos a continuación, diremos que fueron producidas después de la infausta Segunda Guerra Mundial, es decir en un lapso aproximado de siete décadas tras la finalización de la contienda.

En estos últimos setenta años han surgido diferentes movimientos que han dejado como resultado un importante legado artístico. Desde diversos guiños a la arquitectura clásica hasta la denominada codificación doble, que intenta transmitir motivaciones de forma simultánea. Pasando por una vuelta a la ornamentación, si no tan evidente como en el Modernismo sí provista de un nuevo significado. A algunas de estas tendencias corresponden las excelentes edificaciones que mostramos a continuación.

Torres Petronas (Kuala Lumpur, Malasia): Edificios más altos del mundo a finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI, las famosas Torres Petronas dominan el skyline de Kuala Lumpur con sus cuatrocientos cincuenta y dos metros de altura. Diseñadas por el arquitecto argentino César Pelli, constan de cerca de noventa pisos cada una de ellas y están unidas por una plataforma situada a cerca de doscientos metros sobre el suelo.

Museo Guggenheim (Bilbao, España): Extraordinaria edificación construida en 1997, el Museo Guggenheim ha conseguido cambiar por sí mismo el aspecto de una ciudad tan gris como anteriormente lo era Bilbao. Es obra del excepcional arquitecto Frank O. Gehry, que en su diseño utilizó un material tan poco conocido como el titanio, contribuyendo sobremanera a destacar su metálico aspecto. Me atrevería a decir que es de las pocas construcciones contemporáneas que pasarán a la historia de la arquitectura.

Abraj al-Kuwait (Kuwait, Kuwait): Las denominadas Torres de Kuwait han evolucionado de manera bastante diferente a la construcción anterior. Se inauguraron hace cuarenta años y entre sus diversos avatares hay que mencionar el hecho de sufrir una guerra terrible que estuvo a punto de dar al traste con ellas. Su autor fue el arquitecto danés Malene Bjørn y llegaron a sobrevivir incluso al mismísimo Saddam Hussein, que no logró acabar con ellas.

Atomium (Bruselas, Bélgica): Curiosa estructura que representa una célula de un cristal de hierro a una escala de 1:165.000.000.000, el Atomium fue construido para la exposición de Bruselas de 1958. Consta de nueve esferas de acero inoxidable, conectadas entre ellas por tubos de tres metros de diámetro. Como curiosidad, se pensaba destruirlo seis meses después del evento, pero su enorme popularidad lo ha hecho permanecer en el Heysel hasta la fecha.

The Esplanade (Marina Bay, Singapur): Si la anterior construcción tenía una curiosa forma, la de ésta no lo es menos en absoluto. The Esplanade muestra una forma de durián, fruto original del Sudeste Asiático que se caracteriza por su mal olor, pero por su extraordinario sabor. Fue edificado en 1996 en el distrito singapurense de Marina Bay y alberga un teatro junto a una sala de conciertos en sus más de sesenta mil metros cuadrados.

Torre de Cristal (Madrid, España): Edificación más alta de España a fecha de 2017, la Torre de Cristal se asienta junto a sus tres hermanas al final del madrileño Paseo de la Castellana. Se eleva hasta los doscientos cincuenta metros de altura y sus fachadas están recubiertas únicamente de vidrio. Como las Torres Petronas, es obra de César Pelli y actualmente está dedicada al alquiler de oficinas.

Two International Finance Center (Hong Kong Island, Hong Kong): Segundo rascacielos más alto de Hong Kong, el denominado Two International Finance Center fue completado en 2003. Como ocurre con las Torres Petronas, tiene un total de ochenta y ocho plantas, por ser el ocho el número de la suerte en la cultura china. Prácticamente toda la edificación está dedicada a oficinas, algunas de las cuales las ocupan importantes empresas y entidades bancarias.

Kubuswoningen (Rotterdam, Países Bajos): Conocidas popularmente como casas cubo, Kubuswoningen son una serie de apartamentos de diseño cúbico en la ciudad neerlandesa de Rotterdam. Su autor fue Piet Blom, que las construyó en 1984 con la particularidad de darles un giro de 45º y hacer que descansaran sobre su vértice. Debido a ello, los techos y ángulos están desplazados esos grados, lo que lleva a ciertas incomodidades que no parecen incomodar a sus propietarios.

Burj al-Arab (Dubai, Emiratos Árabes Unidos): Posiblemente el hotel más representativo del mundo, Burj al-Arab es una construcción situada sobre una isla artificial a unos trescientos metros de la costa de Dubai. Tiene forma de vela y su altura supera por uno los trescientos veinte metros. Fue inaugurado en 1999 y frecuentemente es considerado el único hotel de siete estrellas del mundo, aunque en realidad su categoría es de seis estrellas lujo.

L’Hemisfèric (Valencia, España): Interesante construcción con forma de ojo, L’Hemisfèric forma parte de la denominada Ciudad de las Artes y las Ciencias en la capital valenciana. Es obra de Santiago Calatrava, polémico arquitecto que suele despertar filias y fobias a partes iguales. Se abrió al público en 1998 y contiene una sala de proyecciones que incluye una pantalla cóncava de cerca de mil metros cuadrados.

World Trade Center (Manama, Bahréin): Consistente en un par de torres gemelas de forma triangular, el World Trade Center es uno de los edificios más altos de la capital bahreiní con unos doscientos cincuenta metros de altura. Fue inaugurado en 2008 y ha recibido numerosos premios de sostenibilidad debido al hecho de integrar aerogeneradores en su diseño.

Palacio del Parlamento (Bucarest, Rumanía): Terminamos con una edificación absolutamente mastodóntica, como lo es el Palacio del Parlamento de Bucarest. Segundo edificio más grande del mundo, tras el Pentágono, se extiende sobre una superficie de más de trescientos mil metros cuadrados. Su autora fue una joven arquitecta llamada Anca Petrescu y para su construcción fue necesario derribar más de siete mil viviendas existentes en la zona. Supera el millar de habitaciones y su inauguración tuvo lugar en 1997, aunque continúa inconcluso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s