Inicio » Europa » Croacia » Delicias adriáticas

Delicias adriáticas

Aunque la capital croata no es ni mucho menos la población más interesante de este estado adriático para el viajero, no deja de albergar algún que otro lugar merecedor de una visita. Sus principales atracciones se concentran en los alrededores de las plazas de Ban Jelacic, quizás el lugar con más ambiente de la ciudad, y de San Marcos, algo más tradicional que la anterior pero con mayor interés desde el punto de vista arquitectónico. No en vano en ella se encuentra la iglesia homónima, construida en el siglo XIII aunque bastante restaurada posteriormente, que presenta un llamativo tejado en forma de mosaico representando los escudos del país y de la propia localidad. La primera idea que me vino a la cabeza al contemplar esta curiosa imagen es que me encontraba en una nación con un fuerte sentimiento nacionalista, algo que tuve ocasión de confirmar en los días sucesivos.

Desde las laderas de la colina Medvednica, lugar donde empezó a hacer sus pinitos la gran esquiadora local Janica Kostelic, pueden obtenerse buenas vistas del casco histórico de Zagreb. Los tejados rojos que desde allí se divisan han llevado a algunos a considerar esta población como una especie de hermana pequeña de Praga. Esta comparación es algo osada en mi opinión, pues la capital croata no puede resistir en ningún caso la exultante belleza de la ciudad bohemia. Tanto desde la mencionada colina como desde cualquier otro punto elevado de la localidad suelen divisarse las torres de la catedral de la Asunción. Edificio gótico del siglo XI que ha sufrido diversas vicisitudes a lo largo de su historia, desde intentos de destrucción por parte de los otomanos en el siglo XV hasta incluso un terremoto que hundió su nave central en el siglo XIX.

Unos días después, abandonamos la capital croata y nos adentramos en Eslovenia con la intención de visitar la cueva de Postojna. Tras hacerlo, tomamos rumbo hacia la costa del Adriático y poco más tarde llegábamos a Opatija, localidad costera situada al comienzo de la península de Istria. Es ésta una pequeña ciudad agradable y tranquila pero sin demasiado interés para el visitante. Está situada en la bahía de Kvarner y como destino vacacional logró cierta relevancia en el pasado. Entre sus visitantes más ilustres se encuentran la bailarina Isadora Duncan y el compositor Gustav Mahler, así como el emperador austriaco Francisco José I, que solía visitar la población en periodo invernal.

Tras esta primera toma de contacto con la costa dálmata nos dirigimos hacia el sur, lo que nos permitió apreciar las numerosas islas situadas a escasa distancia de ella. Nuestro siguiente destino era la ciudad de Zadar, habitada desde tiempos inmemoriales. A pesar de no ser tan conocida como otras localidades de Dalmacia, prácticamente todas las civilizaciones mediterráneas han dejado su huella en esta histórica villa. El casco viejo de Zadar está situado en lo que era una isla, posteriormente unida a la cercana costa mediante un istmo artificial, y alberga restos de un foro romano, fundado por el mismísimo emperador Augusto. Junto a ellos se encuentra la vieja iglesia de San Donato, quizás la más antigua de toda Croacia pues data del siglo IX, con su característico aspecto circular.

La huella veneciana en la población es evidente y queda patente en obras como el campanario de la iglesia de Santa María, que fue erigido a comienzos del siglo XII. Destacan asimismo la iglesia de San Crisógono, obra románica también del siglo XII, y la catedral de Santa Anastasia, el templo más grande de Dalmacia y que cuenta con una espectacular fachada de reminiscencia toscana. De hecho, en muchos aspectos Zadar parece transalpina, lo cual no es de extrañar pues la villa mantuvo una inmensa mayoría de habitantes italianos hasta el triunfo aliado en la Segunda Guerra Mundial. Para decir adiós a esta localidad adriática, aún bastante desconocida pero en muchos aspectos sorprendente, nada mejor que una copita de maraschino, típico licor local producido mediante la destilación de cerezas. Toda una delicia en una deliciosa ciudad.

Anuncios

Un pensamiento en “Delicias adriáticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s