Inicio » La cuenta atrás » La cuenta atrás: Ricardo Lafita

La cuenta atrás: Ricardo Lafita

Comienza la cuenta atrás para Ricardo Lafita. Ricardo es uno de los viajeros más sorprendentes con los que me he encontrado, aunque solo haya sido de manera virtual por el momento. Aunque tan solo lo conozco a través de su participación en foros de viajes y redes sociales, parece una persona equilibrada, directa, como es usual en su tierra, y nada pretenciosa. Su bagaje viajero es enorme y el número de países que ha visitado debe aproximarse o quizás superar el centenar. Otros, en su lugar, lo estarían proclamando a los cuatro vientos, pero él prefiere viajar a contarlo. No tiene blog, como suele ser el caso de los grandes viajeros, mucho más enfocados al viaje en sí que a su narración posterior. Y su sencillez y sensatez quedan más que probadas a través de las respuestas que podéis leer a continuación. Con ustedes, Ricardo Lafita.

10. El viajero, ¿nace o se hace?

Hay quien afirma que el afán de viajar es algo genético y puede ser cierto, pero no creo que sea mi caso. Ni en mi familia ni en mi entorno existía esa inquietud, y con mis padres pocos viajes recuerdo más allá de ir a la playa a Santander o Salou. La única salida fuera de nuestras fronteras fue a Andorra, que tampoco está tan lejos de mi Zaragoza natal y no es precisamente un destino éxótico.

Ya era bastante mayor cuando me di cuenta de que me apetecía conocer mundo más allá de los Pirineos. Si había algún gen viajero en mi organismo estuvo en hibernación durante muchos años, pero cuando se manifestó ya no hubo vuelta atrás. Primero fueron viajes con agencia bajo la tutela de guías turísticos, pero a medida que adquirí alguna destreza lingüística me fui atreviendo a viajar por mi cuenta. Es un camino ya bastante largo pero que espero dure muchos años más.

9. ¿Vives para viajar o viajas para vivir?

Me niego a plantear ambas frases como disyuntivas, pues las dos no sólo no son excluyentes sino que – al menos en mi caso – son complementarias. Los que vivimos los viajes con pasión les dedicamos mucho tiempo y una cantidad importante de los ingresos obtenidos por el trabajo. Dependiendo de las circunstancias personales y/o profesionales de cada uno les daremos un puesto u otro en el escalafón de nuestras prioridades.

Pero el universo viajero es también ilusión, y entrar en una cuenta atrás hasta el siguiente destino es un estímulo que hace que la rutina sea más llevadera. Acumular experiencias dentro o allende nuestras fronteras son experiencias transformadoras que nos hacen aprender y crecer como personas (siempre que se viaje con uma mente abierta, claro).

8. Si alguna vez te pierdes, ¿dónde no deberíamos buscarte?

En un parque temático, aunque reconozco que alguna vez he estado a punto de entrar a Port Aventura (Tarragona) para poder hablar con conocimiento de causa. Todo mi respeto para quien busque divertirse y evadirse de la realidad, pero yo prefiero conocer el país que viven día a día los locales, con sus defectos y sus virtudes. Seguramente por eso es muy poco probable que acabe alguna vez con una pulsera en un resort de todo incluído.

7. Dicen que la cabra tira al monte…y tú, ¿para dónde tiras?

Pues yo tiro para el monte, el mar, las ruinas de antiguos imperios, las milenarias civilizaciones asiáticas, las etnias africanas, las ciudades coloniales latinoamericanas, las modernas megaciudades de Asia, Europa o EE.UU…Tampoco le hago ascos a destinos de fauna y naturaleza apabullante de África y América o a los países insulares de Oceanía.

En definitiva, ¡me gusta todo! Me considero un viajero todo terreno y, como tal, aprendiz de todo y maestro de nada. También me gustan todas las posibilidades, ya sea viajar solo, con mi pareja o con amigos con experiencia viajera de los que pueda aprender. Sí que aspiro a tener un currículo viajero equilibrado y por eso este año he vuelto la mirada hacia África, continente que puede resultar más duro que los otros pero donde aprendo mucho y puedo escapar del turismo de masas.

6. ¿Estás de acuerdo con quien afirmó que viajar, como todas las drogas, requiere un aumento constante de la dosis?

La metáfora es válida considerando que viajar acaba siendo una adicción. La diferencia con las drogas es que conocer otros mundos no es tóxico, al contrario: conocer otras culturas, geografías y razas le enriquece a uno como ser humano y le aporta una serie de conocimientos de geografía, historia, etnografía, gastronomía, arte, religión, etc que se incorporan al bagaje cultural de cada uno de forma natural.

Volviendo a la comparación con las drogas tengo claro que quien cae en ellas se siente muy mal y quiere salir de esa esclavitud que le destroza la salud. En el caso de los viajes sé de quien ha caído en esa adicción (¿o deberíamos decir obsesión?) pero no conozco de ningún caso en que se quiera liberar de ella.

5. ¿Crees que los prejuicios que suelen acompañar a quien no sale de su tierra se curan viajando? ¿O por el contrario el hecho de viajar los reafirma?

Hay una frase que unos atribuyen a Miguel de Unamuno y otros a Pío Baroja: “El nacionalismo es una enfermedad que se cura viajando”. Me gustaría que fuera cierto, pero en estos tiempos de globalización y de gran expansión de Internet y redes sociales está claro que dicha afirmación no se sostiene.

Parece que la crisis económica y de valores ha sido terreno abonado para la expansión en Europa de movimientos populistas y/o identitarios. Por supuesto que habrá quien se reafirme en sus posiciones mirándose en el espejo de otros países aunque se trate de contextos históricos o geográficos diferentes. Yo prefiero pensar en un pasado común de raíces comunes que no quiero cortar y en un futuro de afecto y respeto mutuo.

4. ¿Dirías que el hecho de viajar ha dado sentido a tu vida?

Los viajes sí son importantes en mi vida, pero también hay otras cosas que le dan sentido: familia, amigos, trabajo, compromisos sociales… Lo ideal es encontrar un equilibrio. Y aunque no haya viajado lo que me hubiese gustado y mis viajes tengan siempre una duración bastante limitada me considero una persona muy afortunada.

3. ¿Buscas información sobre tus destinos en los blogs de viaje? ¿O te resultan tan aburridos que prefieres encontrarla en otros medios?

En la blogosfera hay de todo, como en botica. No me interesan los blogs de gente pretenciosa o los que se limitan a repetir información sobre destinos que ya están trillados. Aprecio el esfuerzo de los blogueros que aportan información sobre destinos poco convencionales aunque los datos prácticos no estén muy detallados o sus fotografías no sean de exposición.

Soy un clásico de las guías de papel, y cuando voy sin ellas me parece que me falta algo. Eso sí, para información más fiable y actualizada lo mejor es contactar con gente solvente que haya estado en el destino deseado. También toca a veces abrir camino en destino hablando con los autóctonos o acudiendo a las oficinas de turismo (cuando las haya, claro).

2. ¿Qué opinas de esas asociaciones de viajeros de nombre tan anglosajón y cuyos miembros en buena parte desconocen la lengua de Shakespeare?

Me parecen una muestra absurda de papanatismo. El idioma español es lo suficientemente rico y poderoso como para que lo usemos sin complejos. Los blogueros hispanohablantes tienen una gran responsabilidad en no abusar de anglicismos. Me gusta que la asociación a la que pertenezco se llame Trotamundos Aragoneses ( y no Aragonese Globetrotters, por ejemplo).

1. Una que no me resisto a hacerte: ¿Qué te mueve a llegar hasta destinos tan poco visitados como Moldavia o Eritrea?

Hay países que no me hubiera planteado visitarlos hace 15 años, cuando buscaba conocer países muy conocidos con poderosos iconos turísticos. Y no reniego de ellos, porque si va tanta gente será por algo, pero hay países o zonas del mundo escasamente visitados que también me llaman la atención.

Pienso que con la experiencia he evolucionado como viajero y destinos que pasan desapercibidos a mí me resultan bien interesantes. Creo firmemente en aquello que dijo Confucio hace muchos siglos: “Cada cosa tiene su belleza pero no todo el mundo puede verla”.

¿Por qué fui este año a Moldavia, por ejemplo? Hace 2 años estuve en Rumanía, con quien los moldavos tienen sus más y sus menos a pesar de tener un idioma e historia común. A diferencia de ésta, Moldavia fue una república soviética y producto de ello tiene una importante impronta rusa en su idioma y en su idiosincrasia. Además, en su territorio se da un caso único en Europa occidental: hay una parte, Transnistria, que se separó tras una guerra que causó 2000 muertos. Nadie la reconoce como Estado, pero la tropas rusas allí están acantonadas. Funciona como si todavía existiese la Unión Soviética, con simbología comunista por todas partes. Es como atravesar el túnel del tiempo sin salir de Europa.

¿Y por qué fui a Eritrea? Los países del Cuerno de África me provocan mucha curiosidad, y tras conocer Etiopía hace 13 años sentí la necesidad de conocer el pequeño país que se separó de ella en 1993. El problema era conseguir el visado, de los más difíciles de conseguir del mundo según viajeros muy expertos. Leí que había gente a la que la solicitud le era rechazada una y otra vez, y que el periodista y escritor Luis Pancorbo necesitó desplazarse hasta la embajada de Eritrea en Roma y esperar 40 días hasta conseguirlo. Pero hice alguna pesquisa por Internet y tuve suerte de conseguir la llave que me permitió acceder al país más hermético de África.

Me pareció muy estimulante conocer esta antigua colonia italiana, especialmente Asmara, la capital (con sus edificios modernistas y Art Deco) y Massawa, una ciudad que en un país menos aislado sería Patrimonio de la Humanidad para la UNESCO. Las hostilidades con Etiopía siguen a día de hoy, y el hecho de que haya que pedir permiso cada vez que uno sale de la capital es una pesadez, pero no es nada que el viajero con recursos no pueda superar. Poder visitar un país diferente y no tenerlo que compartir con ningún turista (no exagero) es todo un lujo.

0. Para terminar la cuenta atrás y comenzar el viaje, indícanos tus cinco lugares que todo el mundo debería visitar antes de morir

Esta pregunta para mí es la más difícil, pues son muchos los destinos en los 5 continentes que me han entusiasmado. Lo intento, y por simplificarlo algo voy a excluir a las bellas ciudades de la Unión Europea:

1-Templos de Angkor (Camboya): he estado en ellos 2 veces, y la segunda queda ligada a que entre sus ruinas caí enfermo de dengue (posiblemente contraído días antes en Malasia).

2-San Petersburgo (Rusia): es la ciudad rusa más abierta a Europa Occidental y aparte de monumentos fantásticos alberga el museo del Hermitage (de los mejores del mundo).

3-Nueva York (EE.UU): es la más cosmopolita de las megaciudades del mundo. Sobradamente conocida, pero hay que pasear entre sus rascacielos al menos una vez en la vida. He conocido la Nueva York anterior y posterior al 11-S.

4-Iglesias de Lalibela/Tribus del sur de Etiopía: me parece la mejor combinación de arquitectura y etnografía de uno de los países más fantásticos de África.

5- Cataratas de Iguazú (Argentina/Brasil): hay que ver el curso de agua más poderoso del mundo desd ambos países. En su día disfruté de las cataratas Victoria, el Salto Ángel, las cascadas de Islandia, etc, pero Iguazú es la Reina absoluta.

Como me doy cuenta de que no he puesto nada de Oceanía me tomo la libertad de añadir otro lugar.

6- Nueva Zelanda: no quiero destacar nada, porque el país es precioso en conjunto y un auténtico regalo para amantes de la naturaleza. Quien quiera encontrar montañas como en los Alpes suizos, fiordos como en Noruega, colinas como en Escocia y géiseres como en Islandia tiene que viajar a nuestras antípodas.

Ha sido un placer compartir momentos viajeros contigo, Floren, y con los lectores de tu blog. Espero haber cumplido las expectativas a pesar de que, a diferencia de otros viajeros que han aparecido en esta sección, no dispongo de una plataforma virtual desde la que compartir mis aventuras por el mundo.

Espero que algún día me cuentes el secreto para conseguir el visado de Eritrea, Ricardo. Las expectativas que tenía puestas en esta entrevista, que llevaba tiempo queriendo hacer, han sido cumplidas de manera más que sobrada. Muchas gracias por tu participación.

Anuncios

5 pensamientos en “La cuenta atrás: Ricardo Lafita

  1. Hola, Floren:

    Tus palabras son muy amables, tal vez demasiado. El placer de participar ha sido mío, y es un honor que una enciclopedia viajera como tú haya contado con un viajero tan poco mediático como yo.

    Cuando te decidas ir a Eritrea me lo comentas y, aparte de informarte para que puedas recoger el visado a la llegada, podré darte buenos consejos para sacarle jugo a tan peculiar país.

    Un abrazo,
    Ricardo.

    Me gusta

  2. Me ha gustado tener la oportunidad de conocer un poco más a Ricardo con el que me identifico en muchas de sus respuestas. Ha sido un placer.
    Un abrazo a los dos

    Me gusta

    • Créeme, María Teresa, que me hace especial ilusión tu comentario. He sido un incondicional de tu blog y de tu enfoque de los viajes. De vez en cuando me meto en él con la esperanza de que hayas retomado tu faceta bloguera, pero todo tiene su momento y tus razones tendrás para no continuar.

      Un abrazo,
      Ricardo.,

      Me gusta

  3. Muchas gracias por publicar la encuesta, y un gran saludo a estos dos entrañables viajeros: María Teresa, con su blog del que muchos hemos aprendido, y Ricardo al que conocemos personalmente.

    Me gusta

  4. Saludos, Luis:
    Te agradezco tus amables palabras sobre mi persona. Para mí es una suerte conoceros a Pilar y a ti, unos viajeros de solera que tanto habéis aportado tanto con vuestro blog como con charlas y proyecciones viajeras.

    Ricardo Lafita.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s