Inicio » Aït Benhaddou (por Jorge Sánchez)

Aït Benhaddou (por Jorge Sánchez)

10414918_10208298517965250_7470714847864356546_n

En cierta ocasión, durante mis años mozos, viajé a Marrakech inspirado por una canción de los años 60 (del siglo XX) muy popular entonces, llamada “Marrakech Express”, de Crosby Stills and Nash. Desde entonces el nombre de Marrakech invoca en mí aventura y emoción, lo mismo que Timbuktú, o Samarkanda.

12369035_10208298517325234_8967567800105771127_n

Pero un día observé un poster en un escaparate de una agencia de viajes de la plaza Jemaa el Fnaa con una vista fantástica, pregunté y me indicaron que se trataba del Ksar de Ait Ben Hadu, así que hacia allí me dirigí el día siguiente, con una visita larga en medio del camino para conversar y comer cous cous con los bereberes del Valle de Ourika.
Instalado en un hotelito de Ouarzazate, llamada “La Puerta del Desierto”, me dediqué durante tres días a realizar visitas radiales. Una fue a Zagora, donde vi el famoso letrero “Tombouctou 52 jours” que todos los turistas fotografiaban. Y el segundo lo invertí en el espectacular Ksar de Ait Ben Hadu.

12390885_10208298516005201_1545208927984644231_n

Al llegar, un hombre vestido con una chilaba azul intentó venderme souvenires, y me informó que allí se habían filmado las películas Lawrence de Arabia, Gladiator, Sodoma y Gomorra, y aún otras muy famosas.
Para entrar en algunos edificios me pedían dinero. Si veía que no valía la pena no entraba, pero en las más fantásticas construcciones sí que pagué unos pocos dirhams a su dueña para verlas por dentro.
Los niños adivinaban mi nacionalidad por mi acento del francés, y entonces, al saber que era español, la primera pregunta que me hacían era sobre fútbol, para averiguar si era del Real Madrid o del Barcelona.

12390956_10208298515405186_537376089564980738_n

Subí a la parte alta de Ait Ben Hadu para obtener una vista sensacional del lugar, donde me recreé por un buen rato respirando hondo para captar en su máximo esplendor todo cuanto estaba contemplando. Había valido la pena viajar a ese Ksar por esa vista tan hermosa.
Cuando me cansé descendí, bebí un té con unos nativos bereberes, regresé en bus a Ouarzazate, y el día siguiente a Marrakech.

Anuncios