Inicio » Atapuerca (por Jorge Sánchez)

Atapuerca (por Jorge Sánchez)

12241420_10208108446493582_1497079632791379454_n

Me interesé por visitar Atapuerca durante mi peregrinaje a pie a Santiago de Compostela, pero no quería interrumpirlo, así que a la vuelta de Santiago paré en Burgos y me apunté a una excursión.
Me interesaba por saber más sobre nuestros antepasados los nobles y hospitalarios celtíberos, dueños de nuestra península, hoy dividida entre Portugal y España.

11222285_10208108443893517_452837204850487188_n

En el Museo de la Evolución Humana compré por 12 euros un ticket para la excursión al sitio prehistórico de Atapuerca.
Seríamos unos 20 turistas a las 10.30 de la mañana cuando nos embarcaron en un autobús. Nuestro guía era muy joven, se llamaba Diego, tan simpático que a veces provocaba la hilaridad entre nosotros. Preguntó si alguien no comprendía el español, para hacer la charla en bilingüe, pues dominaba el inglés. Pero todos éramos españoles y no fue necesario usar otra lengua.
Atapuerca se halla a unos 15 kilómetros de distancia de Burgos. Al llegar nos dieron un casco de protección a cada uno y nos dirigimos al sitio, donde observamos que varios arqueólogos estaban trabajando haciendo excavaciones.

12241672_10208108445613560_6747562886119546556_n

Durante una hora Diego nos dio explicaciones sobre nuestros antepasados los celtíberos que allí vivían, y también sobre otros pueblos en Europa y en el mundo entero. Nos enseñó la diferencia entre los Neandertales (desparecidos) y el Homo Sapiens.
Todos los instrumentos, huesos y otros trebejos encontrados en Atapuerca durante las excavaciones habían sido trasladados al Museo de la Evolución Humana, en Burgos, por lo que sólo vimos el lugar donde trabajaban los arqueólogos.

12239510_10208108447813615_6342451181060813632_n

Tras la visita al sitio nos llevaron en el autobús al mismo pueblo de Atapuerca, a una especie de parque temático dedicado a la Prehistoria, donde Diego nos enseñó a hacer fuego con ayuda de dos piedras, cómo confeccionar un arma, etc.
En ese parque había reproducciones de dibujos de animales, y hasta una estatua de piedra representando a un rinoceronte, pues hace unos 10.000 años esos animales vivían en nuestra península.
Debieron ser muy felices en la antigüedad nuestras nobles tribus celtíberas.
Regresamos a Burgos a las 14.30; la excursión había durado 4 horas.