Inicio » Batalha (por Jorge Sánchez)

Batalha (por Jorge Sánchez)

12592563_10208623446928271_6131948020944316788_n

Llegué a Batalha en coche, junto a unos amigos. Es un pequeño pueblo con un solo interés y es su monasterio, cuya entrada, al ser ese día una fiesta de guardar, era gratuita y, además, un guía local daba explicaciones a los visitantes.

12651178_10208623447848294_3276670520158783974_n

Como ya todos sabíamos, Batalha significa batalla en español, y se refería a la victoria portuguesa (con ayuda de ingleses) sobre los españoles (con ayuda de franceses) en la Batalla de Aljubarrota. Como consecuencia, Portugal se independizó de España, hasta que de nuevo los dos países estuvieron unidos bajo Felipe II (Felipe I para los portugueses) en 1580. Sin embargo, apenas 60 años después ambas coronas se separarían definitivamente. Y así seguimos hasta la fecha.

12321241_10208623448208303_7976203610410515486_n

En la plaza, frente al monasterio, se erguía una poderosa estatua ecuestre representando al general (y luego santo) Nuno Álvares Pereira, el que mandó las tropas portuguesas en tal batalla.
En la entrada al monasterio nuestra guía nos mostró unas tumbas en el suelo. Una de ellas contenía los restos mortales del arquitecto Mateus Fernandes, que dirigió las obras del monasterio durante 25 años.
Curiosamente, otro de los arquitectos que participó en la construcción de ese monasterio, fue el cántabro Juan de Castillo, que finalizó las Capelhas Imperfeitas.
Se da la circunstancia de que Juan de Castillo edificó, o bien participó, en siete Patrimonios de la Humanidad de UNESCO, caso único en la historia de esta organización.

12670613_10208623449448334_7017364185799752906_n

El monasterio albergaba más tumbas célebres, como las del rey João I y su esposa, y la de su hijo Enrique el Navegante.
Tras esa histórica y bella visita, nos fuimos en el coche a la vecina Óbidos a beber licor de ginja sin coerción.