Inicio » Buçaco (por Jorge Sánchez)

Buçaco (por Jorge Sánchez)

img_5011

Este parque es extraordinario, por ello se halla inscrito en la lista indicativa de UNESCO. Se ubica cerca de la ciudad de Aveiro, la llamada “Venecia portuguesa”. El ingreso al recinto amurallado es de pago. Una vez que se satisface la entrada se ha de circular alrededor de 1 kilómetro por un sendero rodeado de una naturaleza salvaje, exuberante, repleta de árboles centenarios como cedros, cipreses, robles o pinos, además de plantas exóticas traídas de Asia y América por los marineros portugueses durante la era de los descubrimientos, y escogidos por los monjes carmelitas descalzos.

img_5012

A principios del siglo XVII estos frailes Carmelitas Descalzos idearon el complejo imitando el Monte Carmelo, con sus jardines simbolizando el Paraíso Terrenal. En el centro se situaba el Convento de Santa Cruz de Buçaco. Durante el siglo XIX el estado de Portugal requisó éste y otros conventos a las órdenes religiosas, que en su mayoría serían destruidos. En Buçaco se construiría para los reyes de Portugal un palacio romántico de estilo neo manuelino basado en el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém, en las afueras de Lisboa. Con la instauración de la república, este palacio se transformaría en un hotel de lujo.

img_5017

Durante mi primera visita, en el año 2000, pude visitar el interior de la recepción del hotel, admirando sus muebles, azulejos, murales y pinturas, pero la segunda vez (en el año 2016) un letrero a la entrada prohibía el acceso a los que no estuvieran registrados como clientes. El precio de una habitación doble, con desayuno, rondaba los 200 euros. Esta segunda vez me resigné a poder únicamente visitar los jardines, realizar algún corto trekking ascendiendo una colina y admirar las cascadas, capillas, cruces de piedra y escenas de la Vía Crucis. En la parte posterior del hotel quedaba en pie restos del convento. Para poder visitarlo se debía pagar una entrada de 2 euros.

Anuncios