Inicio » Calais (por Jorge Sánchez)

Calais (por Jorge Sánchez)

12631382_10208610747090783_4254528422836125631_n

En el pasado había visitado en Bélgica varios de estos campanarios que contempla este sitio UNESCO (en total se incluyen 56), pero no me parecieron lo suficientemente dignos como para ser considerados Patrimonios de la Humanidad. Sí, el de Brujas, el de Gante, Amberes, Tournai, el de Namur y aún otros pocos más parecían torres interesantes donde uno podía subir (pagando un precio) para disfrutar de una vista panorámica de la ciudad donde se hallaban, pero consideré que formaban parte de una iglesia o ayuntamiento, sin más.

12654623_10208610747410791_4319105481138695266_n

Mi impresión sobre ellos cambió cuando observé detenidamente el de Calais ¡era bellísimo! Vi cómo varios turistas de mi ferry (justo llegaba de Dover, en Inglaterra) pagaron gozosos 5 euros para poder subir a lo alto de él. Yo no pagué y por lo tanto no lo visité debido a que llevaba poco dinero, y esos 5 euros significaban un kebab en una cafetería turca, o bien un buen bocadillo de mortadela en un supermercado durante mi peregrinaje a pie siguiendo la Vía Francígena.

12651029_10208610749610846_350022431413447902_n

Gracias a las empleadas de la Oficina de Turismo de Calais, aprendí que algunos de estos campanarios funcionan como museos, en cuyo interior se pueden admirar pinturas de artistas famosos, como el de Amberes, que alberga cuadros de Rubens.

12642430_10208610752930929_334168773769687749_n

Me contenté con contemplar el campanario de Calais durante media hora, rodearlo por completo, luego me detuve en la plaza anexa para observar la escultura de Rodin representando a los seis burgueses que en el siglo XIV ofrecieron sus vidas para salvar la ciudad de Calais del asedio inglés. No me perdí la visita a la Èglise Notre-Dame, ni al faro y la Torre de Guet, ni al monumento dedicado al general de Gaulle y su esposa (que era nativa de Calais) en la Plaza de Armas, tras lo cual reanudé mi peregrinaje a pie.

Anuncios