Inicio » Canal Rideau (por Jorge Sánchez)

Canal Rideau (por Jorge Sánchez)

Aunque había cruzado este canal durante mi primer viaje a Otawa (en 1984), no me había fijado en él, y eso que atraviesa el centro de la ciudad y es imposible no verlo. Sin embargo, en otro viaje a esa ciudad, ya en el siglo XXI, sí que me detuve a contemplarlo por un rato, aunque he de reconocer que no me llamó la atención. El Canal de Rideau fue construido por los canadienses a principios del siglo XIX por razones militares, con el propósito de poder abastecer a la ciudad de Kingston, a orillas del lago Ontario, en caso de guerra contra los Estados Unidos de América.

Durante el invierno el canal se congela y la gente practica patinaje sobre las aguas heladas. Pero no vi esa situación, ya que los dos viajes a Otawa los realicé en pleno verano. En las calles peatonales de Otawa había visto anuncios de cruceros por ese canal, de 90 minutos de duración, por el equivalente a 25 euros, pero no me apunté. Tampoco te llevaban muy lejos con el barco; sólo por los alrededores de la ciudad. Había una oferta para recorrer los 202 kilómetros de ese canal, hasta Kingston, pero era muy cara y había que pernoctar por el camino.

Estuve tentado de gastarme esos 25 euros, pues en el Canal du Midi, en Francia, había hecho en el pasado un recorrido de un día con una noche en un barco atravesando esclusas, hasta cerca de Carcassonne, y disfruté. Pero como estaba en tránsito hacia la península del Labrador en autostop, lo que me tomaría aún una semana de viaje, al final no me detuve más de medio día en Otawa, lo justo para visitar lugares que se me habían escapado del viaje anterior, hacer algunas fotos y comprarme un bocadillo de mortadela, antes de desplazarme a las afueras de la ciudad y estirar el pulgar de mi mano derecha.