Volar es para los pájaros

En muchas ocasiones a lo largo de mi vida no he tenido más remedio que subir a unos habitáculos estrechos, oscuros, cerrados herméticamente y donde se apelotona gente de diversa procedencia, cuyas caras suelen expresar cansancio, aburrimiento, preocupación o pánico dependiendo de las condiciones del entorno. Sigue leyendo

Anuncios