Inicio » Crac de los Caballeros (por Jorge Sánchez)

Crac de los Caballeros (por Jorge Sánchez)

krac

En mi camino de regreso desde Damasco a Turquía me detuve por un día y una noche en el castillo de Crak de los Caballeros (Krak des Chevaliers), construido en la cima de una colina por los cruzados, cerca de la frontera con EL Líbano.

El castillo hacía las veces de hostal a precios abordables. Me cobraron 5 dólares americanos por pasar allí la noche. Tenía a mi disposición dos cocineros, tres camareros más una moza de limpieza que me colmaron de zalamerías. Hice amistad con Mahmoud, un joven de 19 años que estaba destinado en Beirut, pero durante sus días de permiso se desempeñaba de guardián del castillo para ganar un poco de dinero extra. Tras la cena me retiré a dormir en un enorme y regio aposento, donde seguramente se alojaba el prior de la Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén en tiempos de los cruzados.

Me desperté al amanecer y no vi a nadie en el castillo, lo que me produjo una sensación extraña. Me asomé al exterior por un balcón de la Torre del Homenaje y sobre las 7 de la mañana divisé cómo llegaban el guardián con las llaves más los dos cocineros, los tres camareros y la moza de la limpieza para prepararme el desayuno ¡Me habían dejado solo en el castillo durante la noche!