Inicio » Fasil Ghebi (por Jorge Sánchez)

Fasil Ghebi (por Jorge Sánchez)

10469041_10208724300249541_1594914245628156879_n

Viajé por primera vez a Etiopía en 1993. Tras haber visitado las ruinas del Palacio de Gorgora, a orillas del lago Tana, donde había vivido (y muerto) el jesuita madrileño Pedro Paéz (el descubridor para el mundo occidental de las Fuentes del Nilo Azul el año 1618), me desplacé a Gondar, donde permanecería dos días admirando unos castillos que denotaban influencia portuguesa (Portugal había enviado al español Pedro Páez a Etiopía para tratar de convertir al rey al catolicismo).

12729272_10208724300649551_5453391513901083557_n

Los castillos se hallaban en la misma ciudad, en una especie de ciudadela junto a varias iglesias maravillosas (otra de las joyas de Gondar). Lo visité todo durante un día entero, de arriba abajo y de abajo arriba.
El segundo día visité una casa donde aún quedaba una familia de Falashas, también llamados Beta Israel, o aquellos descendientes del rey Menelik I, hijo de la Reina de Saba y del rey Salomón. Por ello los israelíes los consideran de los suyos. Hoy, casi todos viven en Israel, a excepción de una mujer con su hija.

12688368_10208724301889582_4954854711066857545_n

Como en ese viaje no disponía de cámara de fotos, muestro las que hice en años posteriores, cuando viajé allí con varios amigos españoles. En una de las fotos aparezco con mis amigos más la madre y la hija Falashas (soy el tercero por la izquierda).

12742460_10208724301489572_7965827192767095911_n

He de confesar que en Gondar obtuve más satisfacción de las iglesias del recinto amurallado, más el conocer a esa familia de Falashas, que por entrar en los castillos en sí. La iglesia de Debre Birhan Selassie con su techo de angelitos, era tan enternecedora que sólo por ello se justifica una visita a Gondar; en su interior se tenía la sensación de haber penetrado en lo más íntimo de su propia alma.