Inicio » Ghats occidentales (por Jorge Sánchez)

Ghats occidentales (por Jorge Sánchez)

Cuando abordé un tren en Bombay (hoy Mumbay) hacia Goa y días más tarde hacia Hampi y después Mysore, atravesé varios ghats (colinas) de este sitio UNESCO, pues iba mirando por la ventana y me fijaba en el paisaje, aunque he de confesar que estas colinas no despertaron mi interés, me eran indiferente, y durante el trayecto tenía la mirada vacía, como la de los borregos en el campo de pastoreo. Este Patrimonio Mundial se compone de 39 ghats distribuidos a lo largo de más de 1.600 kilómetros por diversos estados indios, desde Maharastra a Kerala y Tamil Nadu, pasando por Goa y Karnataka.

Hoy puedo afirmar haber visto un ghat con propiedad, y fue cuando, estando en Trivandrum, debía esperar varios días mi avión a Sri Lanka y, más bien por “matar tiempo”, un día entre los días planeé realizar una excursión por mi cuenta a las montañas, sin pasar por las agencias de viaje, que te suelen timar. En una de estas agencias me ofrecieron llevarme con un grupo pequeño de turistas extranjeros al parque nacional de Periyar, donde me aseguraban que vería tigres. Pero el tour era muy caro y se tenía que pasar una noche con lo que arriesgaba perder mi vuelo a Colombo, por lo que preferí pagar unas pocas rupias por un billete de autobús a la aldea de Palode, situada entre campos de té y plantaciones de caucho. El paisaje fue bello, vi numerosas colinas (que debían ser los ghats, aunque entonces lo ignoraba), rica vegetación más riachuelos, valles y alguna cascada débil de chorro esmirriado. Una vez en Palode me comí un thali gujarati con varios chapatis. Luego compré el billete de autobús de vuelta para la media tarde. La excursión había estado bien, entretenida, muy visual, pero hoy no encuentro este sitio UNESCO de los más excitantes de India.

Anuncios