Inicio » Haifa (por Jorge Sánchez)

Haifa (por Jorge Sánchez)

Viajé por primera vez a Israel el año 1984, en barco desde Limasol, en Chipre. Desde la distancia me fascinó el puerto de Haifa desde mi barco; destacaban los jardines que luego averiguaría que se trataba de un sitio Bahai, una religión de la que en aquel entonces no conocía nada. Y pensé “¡Eso será lo primero que visite en Haifa!”. Y así fue.

Subí hasta la entrada a los jardines y me dejaron visitar parte del complejo, no todo. Se podía acceder a los jardines, pero había sitios reservados para los bahaíes. Una chica que hablaba el español me acompañaba a varios sitios, como una especie de centro de interpretación, para proporcionarme folletos y responder a mis preguntas sobre su religión. Me explicó que su religión había surgido el siglo XIX en Persia, y que en aquel entonces (1984) eran varios los millones de sus seguidores. No beben alcohol, al igual que los musulmanes. Me gustó mucho la arquitectura del santuario del Bab. De hecho, ese sitio es el centro mundial de los bahaíes, una especie de Vaticano. Pregunté si podría quedarme allí a dormir, pero me dijeron que no, la pernoctación está reservada sólo para adherentes de su religión.

Tras Haifa viajé a Acre, pero allí no proseguí la visita de los lugares bahaíes (que también hay), pues no me atraía demasiado esa religión, compendio de todas las demás. En cambio, visitaría la ciudadela de la vieja ciudad, que es otro sitio UNESCO y haría amistad con los sefaradíes hablando el viejo español con ellos.

Anuncios