Inicio » Kairouan (por Jorge Sánchez)

Kairouan (por Jorge Sánchez)

12733535_10208710414662410_2227426741667634087_n

Llegué a Kairouan (me cuesta “españolizar” ese nombre como Keruán o Kairuán) en autostop, desde Tozeur. Mi mayor interés en esa ciudad, aparte de recorrer su zoco, era visitar la famosa Grande Mosquée, o de Oqba bin Nafi, quien la fundó en el siglo VII. Unos tunecinos que me recogieron en autostop me habían asegurado que es la cuarta mezquita más sagrada para los sunitas.

10155963_10208710418502506_4796598376845518682_n

A pesar de que se notaba que no era musulmán, me dejaron entrar en ella, cosa que aproveché para lavarme pues tras recorrer el desierto y dormir en las dunas me hacía falta. Y no sólo eso, sino que tras visitar el enorme patio y el alminar, el muecín me permitió subirme a los muros y a los tejados y corretear por ellos. Yo disfrutaba como un niño. La vista de la ciudad desde esos tejados era espectacular.

12744161_10208710419782538_2679804586325068113_n

Antes de viajar a Túnez ya había planeado conocer esa mezquita, así como las ruinas de Cartago y la ciudad “troglodita” de los bereberes de Matmata, por ello al cumplir los tres principales objetivos viajeros en ese país me sentí satisfecho.
Estaba oscureciendo y como el muecín había sido tan benevolente conmigo, le pregunté si podría quedarme allí a dormir, sobre las alfombras. Y él me aceptó.
Hacia las 9 de la noche el muecín preparó té y me invitó. Yo entonces saqué de mi pequeña bolsa de viaje todos los dátiles que había ido recogiendo trepando a las palmeras de los oasis de Tozeur y Nefta, y los coloqué en la alfombra para que él también se sirviera.
Tras ello ambos nos preparamos para dormir. El muecín disponía de un cuarto, mientras que yo desplegué mi saco de dormir bajo el gran minarete.

12717480_10208710418822514_7675291825011075671_n

Me despertó de madrugada para la primera oración, y mientras él se subió a lo alto del minarete para llamar a la oración a los fieles, yo preparé esta vez el té y volví a ofrecerle dátiles al muecín, como desayuno, y él lo complementó con unas tortas.
Tras la primera oración seguí descubriendo otros lugares atractivos de la ciudad, como la Mezquita de las Tres Puertas. Y hacia el mediodía proseguí viajando en autostop en dirección a Argelia.