Inicio » Khor Dubai (por Jorge Sánchez)

Khor Dubai (por Jorge Sánchez)

Empleé la mayor parte del día en conocer Khor Dubai como Dios manda. Primero visité el Ras Al-Khor Wildlife Sanctuary. Una vez comprado el ticket pasé a una especie de cabaña con prismáticos a tu disposición. El día que estuve en ese parque (diciembre del año 2016) observé centenares de flamencos rosados, y a pocos metros se divisaba la ciudad de Dubai. Esa combinación de vida salvaje a poca distancia de los rascacielos era una visión insólita, hasta chocante, pero excitante. Me encantó.

Tras ese parque me desplacé a la orilla del Khor (creek en inglés), que en español se puede traducir por entrante de agua, o arroyo, y divide Dubai entre la parte de Deira y Bur Dubai. Antes de embarcarme al otro lado en una barca tradicional llamada dhow, visité un mercado de souvenires para los turistas, aunque no compré nada. Cuando alcancé la otra orilla, en Deira, empleé dos horas en escudriñar el famoso zoco del oro (Golden Zouk), el zoco de los perfumes y el mercado de las especias, o Herbs Market. Durante esas dos horas me bebí al menos cinco zumos de frutas naturales debido al calor.

De regreso en Bur Dubai, de nuevo en dhow, me recreé por una hora por la parte vieja entrando en un museo (que en el pasado era un fuerte) de bella arquitectura, en una antigua mezquita y recorriendo calles angostas que habían sido renovadas y en las que advertí muchos turistas occidentales visitando las galerías de arte, tomando café en los caravanserais y fumando en narguiles (hookah). A media tarde regresé a mi hotel a tomarme una ducha fría y descansar. A pesar del calor, había sido un día muy didáctico y bien empleado por todo cuanto vi y aprendí.