Inicio » Kremlin y Plaza Roja (por Jorge Sánchez)

Kremlin y Plaza Roja (por Jorge Sánchez)

12345471_10208292941505842_2255405851428858679_n

Moscú es una ciudad a la que estoy muy unido, como también lo estoy a toda Rusia en general (he de reconocer, sin embargo, que me siento más a gusto en San Petersburgo).
Uno puede visitar Moscú durante un mes y no conocer del todo la ciudad. Además, muy cerca de esta gran urbe hay lugares maravillosos adonde se puede viajar en un mismo día, ida y vuelta, como son las ciudades que componen el Anillo de Oro.

11226177_10208292940185809_4622330056645716016_n

Los atractivos turísticos de Moscú, que son muchos, no se circunscriben al Kremlin, pero sí que es esta fortaleza una buena introducción de la ciudad. Para un turista ordinario que no tenga mucho tiempo, si visita durante dos o tres días el Kremlin, el Museo Pushkin más la Galería Tretiakov, el convento Novodevichi (otro lugar UNESCO), y viaja por las estaciones centrales del Metro, se puede sentir, más o menos, satisfecho.

12341350_10208292940905827_5930972204980681685_n

Las murallas del Kremlin albergan tesoros extraordinarios como son sus palacios, sus iglesias y catedrales con sus frescos, sus museos y monumentos, además de su armería con sus joyas sin par.
Frente al Kremlin, en la misma Plaza Roja, se halla uno mis templos ortodoxos preferidos de toda Rusia, que es bello como un cuento: la catedral de San Basilio.

12376754_10208292940665821_5423234450973891146_n

La primera vez que visité Moscú fue en el año 1981, siendo la capital de la Unión Soviética, y recuerdo cómo uno de los atractivos principales de la ciudad que todos los turistas deseábamos ver (tuve que viajar junto a un grupo de turistas españoles para obtener el visado de la URSS) fue el cambio de guardia en la Plaza Roja. Nada más llegar a un hotel, los turistas con los que viajaba yo cambiamos dólares por rublos en el mercado negro y nos dirigimos de inmediato (perdiendo incluso la cena) en Metro al Kremlin para presenciar este cambio de guardia, lo que nos regocijó sobremanera.

Anuncios