Inicio » Kuelap (por Jorge Sánchez)

Kuelap (por Jorge Sánchez)

Visité de casualidad la fortaleza de Kuélap, sin saber antes sobre su existencia. Me dirigía a Tingo María vía Chachapoyas (con perdón), pero el autostop funcionaba muy mal en esa parte del Perú. El primer día, desde Cajamarca, sólo pude llegar a Baños del Inca; el día siguiente a Celendín; y el tercero, teniendo ya Chachapoyas a un tiro de piedra, unos indígenas me aconsejaron acercarme a una fortaleza preincaica de la Cultura Chachapoyas (con perdón) ubicada sobre un cerro a 3.000 metros de altitud.

Alcé la vista y distinguí en lo alto una construcción de piedra. Caminé hasta llegar a ella y penetré por un resquicio en la fortaleza. En el interior hice mucha amistad con el guardián, quien me dejó entrar libremente y me explicó que había muchas más ruinas descubiertas aunque no conocidas, y muchas más aún por descubrir en la conocida Ruta Tawantisuyo, o del Inca, pero el Gobierno del Perú no se preocupaba lo suficiente por la arqueología. Esa fortaleza de Kuélap, por ejemplo, sólo había sido descubierta en el siglo XIX. La Ruta del Inca continuaba hasta Cusco a través de las montañas de los Andes, y entre Kuélap y Machu Picchu deben haber muchas más fortalezas incógnitas. Al día siguiente, tras despedirme del guardián, proseguí mi viaje a Chachapoyas (con perdón).