Inicio » La Rábida (por Jorge Sánchez)

La Rábida (por Jorge Sánchez)

12742783_10208704828722765_6407551165080309452_n

Este sitio es un lugar entrañable en la historia de España y también de América.
Naturalmente, el “Descubrimiento de América” se refiere a un descubrimiento para el mundo occidental, el cual ignoraba la existencia de América, pues los indígenas americanos ya habían descubierto ese continente mucho antes, atravesando el Estrecho de Bering.
La noche anterior a mi visita dormí en Palos de la Frontera y por la mañana caminé durante una media hora por el llamado Paseo de los Escudos, hasta el histórico monasterio franciscano, que ya había sido declarado Monumento Nacional el año 1856 por el Gobierno Español.

12733976_10208704831402832_5541793207077082947_n

Por el camino veía sin parar placas y mosaicos de todas las comunidades de España, lo mismo que de países americanos, desde Estados Unidos a Chile, y de Filipinas también, agradeciendo al Monasterio de La Rábida su contribución trascendental en el descubrimiento de América, pues sus frailes confiaron en Colón y lo condujeron hasta los Reyes Católicos para presentar su propuesta.

12741923_10208704829162776_4814120888611279124_n

En la puerta se erguía una estatua metálica de Colón, y en el pedestal había una placa colocada allí para conmemorar los 500 años del descubrimiento. La Última frase, decía:
“Dieron a la Humanidad una nueva dimensión de la Tierra, incorporando al Viejo Mundo uno Nuevo.”

12742346_10208704837002972_2189349040910846609_n

En el interior del monasterio pude ver las salas y habitaciones donde durmieron, tanto Cristóbal Colón como, posteriormente, también Hernán Cortés. Había dibujos por las paredes, mapas, y frescos representando a Colón y el momento de su partida a América.
Tras el monasterio proseguí hasta el vecino Muelle de las Carabelas, y entré en el museo, luego me mostraron un video muy didáctico sobre la gesta de Colón y sus hombres. Vi tres grandes muñecos representando a los Reyes Católicos junto a Colón, así como reproducciones de las tres carabelas, Niña, Pinta y Santa María. En el muelle se hallaban unas réplicas exactas de esas tres carabelas y a los visitantes nos permitían acceder a ellas.

12729338_10208704837962996_2694486159563581397_n

Hacia el mediodía, cuando me pareció que ya lo tenía todo visto, mapas, estatuas, libros y folletos, videos ilustrativos, etc., y había charlado con los frailes sobre la estancia de Colón en el cenobio y colocado un cirio en el altar, me marché a viajar a otra parte.