Inicio » L’Anse aux Meadows (por Jorge Sánchez)

L’Anse aux Meadows (por Jorge Sánchez)

12036867_10207982112455310_8969856061574144172_n

Me costó llegar en autostop a L’Anse aux Meadows, pues había poco tráfico y las gentes que me recogían no hacían muchos kilómetros.
El último coche me dejó ante el letrero de “NORSTEAD: A Viking Port”. A pesar de la oscuridad, advertí barracas, reproducciones de naves y trebejos atribuidos a los vikingos quienes, supuestamente, habrían alcanzado ese lugar de la Isla de Terranova hacia el año 1.000 de nuestra era.

10294390_10207982118335457_1265918550686926289_n

Me llamó la atención un caserío cubierto por hierba y tierra. No había cerrojos ni verjas o barreras, por lo que entré. Adentro había un fuego sin extinguir, a manera de hoguera, y a su alrededor yacían por el suelo pieles de osos y gorros de estilo vikingo con cuernos. Me senté sobre un trono para reflexionar qué hacer. Como afuera hacía mucho frío y hasta había icebergs junto a la playa, me pareció apropiado pasar allí la noche junto al fuego, y por la mañana ya visitaría el famoso museo de los noruegos Helge y Anne.

12038311_10207982114335357_7898282608928981549_n

Dormí como un lirón, caliente y hasta me acabé unos canapés que alguien había dejado sobre una bandeja en un taburete junto al trono.
Por la mañana me enteraría por los porteros del lugar que la noche anterior, poco antes de mi llegada, habían celebrado un show vikingo con ceremonias para los turistas, de ahí la hoguera y los canapés.
Nadie me riñó por haber dormido allí. Es más, enseguida prepararon un gran desayuno a base de huevos fritos y salmón, invitándome. Los porteros, dos hombres y dos mujeres, iban disfrazados de vikingos.

11990576_10207982112735317_1526648527334995855_n

Tras ello fui a la taquilla y adquirí un billete para poder visitar el museo. En él trataban de probar que los vikingos habrían alcanzado Norteamérica, y a ese lugar en Terranova habrían llamado Vinland por haber visto viñedos salvajes. Sin embargo, las aparentes pruebas parecían demasiado forzadas y de poca consistencia, como el hallazgo de una moneda vikinga, una aguja, más un clavo de hierro.
Como las “evidencias” no eran sólidas, no salí muy convencido de que los vikingos hubieran alcanzado Terranova hacia el año 1.000, además ¿dónde estaban las viñas? El sitio más cercano donde crecen uvas es en el lejano estado de Massachusetts. El clavos de hierro más la aguja y la moneda vikinga bien podrían pertenecer a un barco de pescadores vascos que faenaban por esa zona de la Isla de Terranova desde la antigüedad.

12049177_10207982113575338_1473993788647902894_n

Según lo que se exponía en ese museo, los vikingos habrían asesinado a muchos indios en Vinland a los cuales habían intentado capturar para esclavizarlos, y éstos, en venganza casi acabaron con todos los vikingos en una escaramuza, por lo que los supervivientes se escaparon y navegaron de regreso a Groenlandia para nunca más volver.
Tras L’Anse aux Medows viajé en autostop a otro Patrimonio de la Humanidad de UNESCO en esa misma isla de Terranova: Parque Nacional de Gros-Morne.

Anuncios