Inicio » Litomyšl (por Jorge Sánchez)

Litomyšl (por Jorge Sánchez)

En mi camino desde Bohemia a Moravia me detuve por medio día en la población de Litomyšl para visitar el famoso Palacio, que desde el año 1999 está incluido en la lista de UNESCO como Patrimonio Mundial. En la estación del tren pregunté a los indígenas por su ubicación, y una señora me acompañó por 10 minutos hasta donde se iniciaba un repecho que me llevaría a él. Más que un palacio el edificio central me pareció un castillo por estar amurallado, y de hecho, en la lengua checa se denomina zámek, que significa castillo, al igual que zamok en ruso (lengua hermana del checo), que también significa castillo. Aquello era un castillo renacentista del siglo XVI.

Había en ese complejo varios edificios juntos, todos de gran belleza. La entrada a la mayoría de ellos estaba abierta, excepto al palacio. En la oficina de turismo, sita en el complejo, me informaron de que el palacio sólo se abre al público en verano (era el mes de febrero). ¡Qué rabia! Me había desviado a Litomyšl especialmente por ese palacio. De haber sabido que estaba cerrado habría viajado en tren directamente a Brno. Una chica me dio folletos y por ellos supe que uno de mis compositores favoritos, Bedřich Smetana, había nacido en ese castillo, por lo que en verano se ofrecen conciertos de sus obras en el interior de la denominada Smetana House.

Durante una hora y media entré donde encontré la puerta abierta para admirar el interior de los edificios. En algunos los nativos me dejaron husmear algunas salas, pero en otros me expulsaron de manera expeditiva, amonestándome en checo. Luego rodeé el palacio/castillo observando detenidamente su bella ornamentación exterior, hasta que finalmente me dirigí a pie a la plaza principal de Litomyšl, donde me detuve ante el ayuntamiento de origen gótico, tras ello admiré diversas casas barrocas y otros edificios que eran muy atractivos, como una iglesia amurallada. Cuando empezaba a oscurecer abordé un autobús a Brno, donde pernocté. A la mañana siguiente bien temprano me dirigí a pie a otro sitio UNESCO, la Villa Tugendhat, obra del arquitecto alemán Ludwig Mies van der Rohe.

Anuncios