Inicio » Myauk-U (por Jorge Sánchez)

Myauk-U (por Jorge Sánchez)

12195770_10208015969821723_2613975560840416285_n

No fue fácil acceder a Mrauk-U (que UNESCO escribe como Myak-U). Primero volé desde Bangkok a Yangón, tras el cambio de aeropuerto compre un billete de avión a Sittwe, donde la Policía me registró en un libro de visitantes, pues esa zona es conflictiva por la tensión entre los budistas y los musulmanes, por ello no se permite llegar a Sittwe por tierra a los extranjeros.
Me acerqué al puerto de Sittwe sobre el río Kalandan y abordé durante 6 horas una barca hasta Mrauk-U. Llegué ya de noche a esa mítica ciudad.

12191842_10208015972541791_5050086968374135593_n

Localicé un hotelito y tras depositar mi pequeña bolsa me desplacé a otro hotel vecino donde me encontré con un gran viajero estadounidense, Jeff Shea, con quien emprendería visitas diarias a los templos y monasterios budistas de los alrededores.
El Reino de Arakán era independiente hasta que fue invadido por los birmanos en el siglo XVIII. Las ruinas del antiguo palacio real se pueden hoy distinguir y quedaban justo enfrente de mi hotel.
Los tres días pasados con Jeff descubriendo ese lugar tan remoto e ignoto fueron memorables.

12193721_10208015970181732_1602228859801251626_n

El primer día juntos lo empleamos en conocer los templos budistas principales de Mrauk-U, que son muchos, casi tantos como en Bagan, algunos de los cuales (como el Koe Thaung) albergan hasta 90.000 estatuas de Buda. El segundo viajamos por el río Lay Myo hasta el Estado Chin, fronterizo con India, para ver las mujeres con tatuajes en la cara, y el tercero viajamos al remoto monasterio Maha Muni (que significa Gran Sabiduría), que fue visitado por el propio Buda.

11147143_10208015971221758_6046136485853402572_n

Fueron tres días saturados de impresiones y de aprendizaje sobre Budismo y etnografía que nos enriqueció la mente y el alma.
El cuarto día Jeff y yo nos separamos. Él aún viajaría al Estado de Kachin, en Myanmar, mientras que yo, al carecer del permiso militar para ese estado, me tuve que conformar con hacer desplazamientos alrededor de Yangón, a los monasterios budistas de Bago y Kyaiktiyo.

Anuncios