Inicio » Novgorod (por Jorge Sánchez)

Novgorod (por Jorge Sánchez)

En uno de mis viajes en tren desde Moscú y San Petersburgo resolví quedarme un día en la ciudad intermedia de Novgorod, que se considera la cuna de Rusia. Llegué bien temprano, desayuné en la estación de trenes y luego caminé hasta el kremlin, o fortaleza. En su interior me dio tiempo a conocer bien la catedral de Santa Sofía, coincidiendo con una misa, y aproveché para comprarle un cirio al pope. Fue cuando, al indicarle que era español, me dio las gracias por un gesto reciente de España hacía Novgorod. Y es que durante la ocupación alemana de esa ciudad, los soldados españoles de la División Azul se llevaron a Madrid la gran cruz que culminaba la cúpula principal, pero el Gobierno Español la devolvió en el año 2004.

También entré en el monasterio Yuriev, en el Palacio Arzobispal, y en un par de museos, siendo uno de ellos el Estatal. Lo que más me atrajo fue un monumento metálico donde se resumía toda la historia de Rusia. Se llamaba el Milenio de Rusia y conmemoraba los 1000 años de existencia del Estado Ruso, desde 862 hasta 1862, incluyendo la cristianización de Rusia y la expulsión de los tártaros.

La base del monumento era una campana de bronce representando en relieve los personajes principales de la historia del país, que pude identificar gracias a mi amor por Rusia. No podía faltar en un lugar destacado el primer personaje, Riurik, el fundador de su dinastía (Dinastía Riurika), que llegó a Novgorod el año 862. Otro personaje que identifiqué a la primera, sin mirar la solución en una placa vecina, fue Vladimiro I, seguido de Yaroslavl el Sabio, Pedro el Grande, san Cirilo y san Metodio, Alejandro Nevski, Iván Susanin, Lomonosov, Pushkin, etc., hasta el zar Alejandro II, que ostentaba el poder cuando se erigió el monumento en 1862. Cuando empezó a oscurecer abordé un tren hasta San Petersburgo.