Inicio » Paramaribo (por Jorge Sánchez)

Paramaribo (por Jorge Sánchez)

En el año 1997 visité de una tacada los “tres agujeros” de Sudamérica: Guyana, Surinam más la Guayana Francesa. Cuando alcancé Paramaribo, la capital de Surinam, me alojé en una pensión en la plaza central (Independence Square) y salí a descubrir la ciudad, que me pareció retro, con edificios coloniales de los siglos XVII y XVIII, construidas con madera, que denotaban la influencia arquitectónica de Holanda. Me gustó. También visité el Fort Zeelandia y los edificios gubernamentales.

Las gentes eran muy variopintas; vi sobre todo indios de la India, indios precolombinos, negros de origen africano, mestizos, indonesios descendientes de los antiguos esclavos que los holandeses capturaban en la isla de Java, holandeses, más bastantes iberoamericanos, por lo que el español y el portugués se oían por las calles., aunque el idioma oficial del país es el holandés. Pero todos entendían el inglés. Lo que me gustó más fueron los edificios religiosos, los templos hindúes, la gran mezquita (la más grande de Sudamérica), más la catedral católica (San Pedro y San Pablo) y la elegante sinagoga.

Al abandonar Surinam para entrar en la Guayana Francesa tuve un problema, pues allí sí que hubo control de pasaportes (entre Guyana y Surinam no me controlaron) y me enteré de que había entrado en Surinam ilegalmente, sin visado, cosa que ignoraba. Me querían mandar de regreso a Paramaribo para tramitarlo, pero al final convencí a los agentes (eran de origen indio, de la India) que me permitieran proseguir; pedí perdón y alegué que llevaba poco dinero. Y los benevolentes agentes me permitieron cruzar el río para entrar en la Guayana Francesa.

Anuncios