Inicio » Samarra (por Jorge Sánchez)

Samarra (por Jorge Sánchez)

Viajé a Iraq en el año 2001 en compañía de cuatro turistas españoles más, un barcelonés y tres bilbaínos. Era un tour de 15 días donde nos exigieron un test del SIDA. A las 2 horas en jeep desde Bagdad llegamos a Samarra, a orillas del río Tigris, donde haríamos una escala de medio día durante nuestro desplazamiento a Mosul. Samarra llegó a ser durante un siglo la capital del imperio del Califato Abasí. Pero en el año 2001 (cuando la visité) era una ciudad relativamente pequeña, como mi pueblo Hospitalet de Llobregat, en España.

La razón de nuestra escala era el minarete de una mezquita construida en el siglo IX por orden de un califa abasí. En sus tiempos fue la más grande del mundo. Todos subimos los 52 metros del minarete espiral, en forma de zigurat, no sin cierto temor pues no había agarraderas en caso de que uno se mareara por causa de la altura y cayera al vacío. Una vez en lo más alto del minarete se podían distinguir ruinas.

No había mucho más que ver en Samarra. Así y todo entramos en unos santuarios, pero lo principal de Samarra era su minarete en forma de zigurat. Tras la visita a Samarra fuimos al zoco para comer pinchos morunos (que el cocinero me dejó preparar) y tras ello proseguimos a Mosul, donde pasaríamos varios días visitando monasterios cristianos nestorianos y templos yezidíes.