Inicio » San Petersburgo (por Jorge Sánchez)

San Petersburgo (por Jorge Sánchez)

12112382_10207958683269595_1894454885880117573_n

San Petersburgo debería ser nominada la octava maravilla del mundo. Es, sin lugar a dudas, la ciudad más carismática de Rusia. Además de la “Venecia del Norte”, se le conoce como la “Ciudad de las 100 Islas”. Pero esos apodos no hacen justicia a esa extraordinaria y heroica ciudad. Su belleza y la cantidad de catedrales, iglesias, palacios, museos, fortaleza y otros edificios asombrosos desborda cualquier previsión que se tenga sobre ella antes de visitarla. A nadie puede defraudar esta ciudad.

12096632_10207958692269820_50051820382289967_n

Una manera original de apreciar el esplendor de sus edificios es apuntándose a una excursión en barco por sus canales, que es lo que hice un verano (en invierno el río Neva y sus tributarios Moika y Fontanka están congelados). La excursión dura una hora y media y se contemplan muchos de sus 300 puentes y canales. Una guía va explicando (sólo en lengua rusa, jejeje…) los lugares que se atraviesan.

10407745_10207958684949637_1134211327166294897_n

La excursión empieza en el canal Griboyedov, luego se alcanza el puente Dvortsovy y una vez frente a la isla Vasilivsky se observa la fortaleza de Pedro y Pablo y el Hermitage. Es entonces cuando se divisa a cierta distancia la gran mezquita (inaugurada en el año 1913 y financiada por el Emir de Bukhara) que se asemeja al Mausoleo de Tamerlán en Samarcanda. Pronto se arriba a una casa preciosa dentro de los Jardines de Verano.

12118985_10207958682989588_1377621014366671545_n

Se entra de nuevo en el río Neva para penetrar por debajo del hermoso puente de Anichkov con sus esculturas de caballos, que cruza la famosa Nevsky Prospekt. De inmediato el puente Lomonosov aparece con toda su majestuosidad. Tras el puente Leshtukov reconocí el BDT, o Tovstonogov Bolshoi Drama Teatr. Luego avisté el pub Dickens en Fontanka. Vi también la esfinge y los jeroglíficos, diversas iglesias y catedrales, y hasta la casa donde nació el viajero Nikolai Roerich. Tras el puente Mogilyovski y la iglesia de San Isidoro, cercana al puente Krasnogvarevski, alcancé finalmente la catedral de San Isaac, la más grande de San Petersburgo, construida por el arquitecto francés Montferrand. Otros sitios que también observé de pasada fueron el Palacio de Yusupov (donde asesinaron a Rasputín), el Consulado chino en el canal Griboyedov, donde finalizó la excursión.