Inicio » Santa Maria delle Grazie (por Jorge Sánchez)

Santa Maria delle Grazie (por Jorge Sánchez)

12065657_10208022372301781_4804553932187525913_n

Llegué en tren a Milano procedente del Valle de la Valtelina. Pretendía visitar algunos lugares en esa ciudad y por la noche abordar un tren al Valle de Aosta, dando así por iniciado mi Camino Español utilizando medios locales de locomoción, siguiendo las huellas de nuestros Tercios de Flandes, desde el Castillo Sforzese a la Grand Place de Bruselas, según el itinerario adoptado por el Duque de Alba.

12190973_10208022376661890_5969073495516259821_n

Como aún disponía de varias horas entré en la Basílica de San Ambrosio (del siglo IV) donde compré un cirio, me comí helados en una famosa heladería sita detrás de la Scala, visité el Duomo, etc. Y se me ocurrió entonces dirigirme a la iglesia y convento dominico de Santa María de Gracia.

12195841_10208022374221829_578441812533081506_n

Imaginaba que no visitaría el cuadro principal que allí se alberga, el de la Última Cena de Leonardo Vinci, pues por amigos que lo habían intentado ya sabía que se debía hacer la reserva por Internet, con meses incluso de antelación. No obstante yo probé, y ¡cuál no sería mi sorpresa cuando me vendieron un billete en el acto, para entrar dentro de unos minutos!

12063559_10208022380421984_534903111054848501_n

¡No me lo podía creer! Ese cuadro de Leonardo Vinci, junto a La Ronda de Noche de Rembrandt, El Entierro del Conde de Orgaz del Greco, más Las Meninas de Velázquez, están consideradas las cuatro pinturas más geniales que ha creado el ser humano.
Me unieron a un grupo de diversas nacionalidades y nos condujeron adonde se halla la maravillosa pintura. Tuvimos unos 15 minutos de tiempo libre para admirarla, tras lo cual nos echaron sin piedad para dar paso a otro grupo. Y así sucesivamente.
Tras esta breve visita me sentí muy satisfecho y viajé con semblante feliz en un tren nocturno a Aosta.

Anuncios