Inicio » Tassili (por Jorge Sánchez)

Tassili (por Jorge Sánchez)

12507613_10208547715515033_8367080184302133389_n

Visité Tasili n’Ajer de carambola. Mi meta era cruzar Argelia rápidamente y penetrar en Mali o Níger para realizar la Transafricana en vertical durante un año, por tierra, sin jamás coger un avión, con una mano por delante y otra por detrás.
Pero una serie de fracasos para cruzar desde Tamanrasset a Níger me llevó a probar desde Djanet.
Los tuaregs a los que les explicaba mis planes viajeros, me aconsejaban en un tono benevolente:
– Vuelve a casa, rumí, esto es África.
Tuve que regresar de nuevo a Ghardaia y de allí enfilar a Djanet, pero un camión (iba haciendo autostop, a veces me llevaban gratis y otras me hacían pagar) me dejó un poco antes de Djanet, en la población de Illizy, y como ya estaba oscureciendo resolví quedarme allí a dormir para proseguir de madrugada a Djanet y probar a penetrar en Níger.

12549122_10208547713474982_1586442058541876895_n

Al rato hice amistad en una cafetería con dos extranjeros tomando té. Eran suizos y se proponían al día siguiente emprender una excursión a las pinturas rupestres de Tasili. Habían contratado un jeep con un conductor tuareg y un ayudante (su hijo). Me podrían llevar si contribuía en parte en los gastos. Negocié con ellos y al final me hicieron un precio de amigo, por lo que acepté.
Partimos temprano al día siguiente. A unos 25 kilómetros paramos junto a unas montañas y el chófer nos mostró algunos frescos y grabados en idioma tamachek, más figuras de pastores con sus cabras, jirafas, elefantes, pájaros ibis, rinocerontes, etc.
Los dos suizos se preocupaban principalmente en observar lagartijas y otros animalitos, mientras que yo preferí proseguir buscando frescos.

12592569_10208547714435006_4340820951912177853_n

El chófer y su hijo nos dieron varias horas libres y se tumbaron a dormir. Yo me llevé un gherba con 5 litros de agua y me aventuré a penetrar por las montañas en busca de más figuras.
Lo sorprendente es que los trazos de los pastores parecían a los de los egipcios. Una vez de regreso en Illizi me documenté sobre ese sitio y, efectivamente, aprendí que había conexión entre esos pastores y los antiguos egipcios.

12509367_10208547714114998_3669357600657024974_n

Al final, tras varios días de espera en Djanet, no pude atravesar a Níger, así que tuve que hacer un gran desvío de nuevo y, vía Adrar, Timimun, Reggane y Bordj Mojtar, pude por fin, al cabo de otra semana, cruzar a Mali, desde donde diez días más tarde llegaría en barco por el Río Níger, al puerto de Kabara, donde descendí para conocer la mítica Timbuktú.

Anuncios