Inicio » Yaroslavl (por Jorge Sánchez)

Yaroslavl (por Jorge Sánchez)

12189883_10208028624858091_2734022927275717361_n

Me encantan las ciudades que componen el Anillo de Oro en Rusia y a lo largo de diversos viajes he tratado de conocerlas todas, aunque aún me faltan unas cuantas por visitar.
A Yaroslavl se la denomina la “Florencia rusa”. Sí, es exagerado, pero el calificativo da una idea de que allí se pueden encontrar tesoros artísticos y bella arquitectura.

12189786_10208028618017920_4083127543586206834_n

La ciudad debe su nombre al zar Yaroslav el Sabio, quien la fundó el año 1010, junto al río Volga. En una céntrica plaza pude observar la estatua de este zar, asiendo en sus manos una maqueta de una iglesia. Cerca de esa plaza también se encuentra un oso, el símbolo de la ciudad.
Su Kremlin se localiza en el centro de la ciudad. Se debía pagar en rublos el equivalente a un euro para visitar unas iglesias en miniaturas en un jardín. A la salida rodeé el Kremlin por todo su perímetro, tras lo cual entré en el “plato fuerte” de la ciudad: la Iglesia de San Elías. Sólo por esta iglesia ya merece la pena viajar a Yaroslavl.

12063573_10208028620777989_5321436601962109390_n

Esa iglesia fue la primera que se construyó en Yaroslavl, durante el período cuando los polacos invadieron Rusia.
Tras adquirir el billete de entrada pude admirar durante unas dos horas los detalles y la perfección de los frescos sobre los muros de la iglesia; aquello era comparable a la Capilla Sixtina del Vaticano, o a la Colegiata de San Isidoro de León.
Esos frescos fueron creados en el siglo XVII por dos monjes artistas de la ciudad de Kostromá. Se les atribuye haber pintado frescos en, al menos, una iglesia de cada ciudad que integran el Anillo de Oro.
Sus frescos representan la vida de santos.

12105873_10208028624338078_3940049058479569669_n

Era un milagro que las iglesias de Yaroslavl no hubieran sido destruidas por los comunistas. La explicación que me dieron allí fue que como la letra Y de Yaroslavl (pronunciada como ia), es la última del alfabeto ruso y ellos iban destruyendo iglesias en orden alfabético comenzando por la “a”, al haber tantas iglesias en Rusia no les dio tiempo de llegar a las que tenían un nombre que comenzara por la última letras. Por eso se salvó Yaroslavl, para la delicia de sus visitantes.

Anuncios